jueves, 8 de septiembre de 2016

LAS HERMANAS DE LA COMPAÑÍA DE LA CRUZ EN VALLADOLID

Con gratitud a Santa Ángela de la Cruz


"Santa Ángela de la Cruz" (María Jesús Merino de la Fuente, 2004)
Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

En el vallisoletano barrio de Las Delicias se encuentran desde los años 30 del pasado siglo XX, las Hermanas de la Compañía de la Cruz, Instituto religioso fundado por Santa Ángela de la Cruz en Sevilla. Es habitual en el día a día del barrio ver a estas hermanas, de dos en dos, por las calles atendiendo las necesidades tanto materiales como espirituales no sólo del barrio, sino de todo lugar al que son requeridas, centrándose de manera especial su labor en la educación de las niñas (Colegio “Inmaculada Concepción”), pero también en el cuidado y atención de ancianos, enfermos y necesitados.
Antes de hablar de su presencia en Valladolid, conviene dar breves notas sobre algunas de sus principales figuras, en especial de quienes ya han sido proclamadas Santas y quienes están en proceso de beatificación.

SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ, Fundadora.
Santa Ángela de la Cruz (Ángela Guerrero González) nació en Sevilla el 30 de enero de 1846. Hija de José Guerrero y Josefa González, matrimonio que llegó a tener catorce hijos, de los cuales solo seis, tres hijos y tres hijas, sobrevivieron hasta edad adulta. Ambos trabajaban para el convento de los Padres Trinitarios, cercano a la casa donde nació Santa Ángela (calle Santa Lucía, 13). Ángela fue bautizada pocos días después de su nacimiento, el 2 de febrero en la parroquia de Santa Lucía.
Pasado el tiempo, cuando Ángela ya contaba con la edad de 12 años entró a trabajar en un taller de zapatería donde estuvo hasta los 29 de forma casi ininterrumpida. A través de la maestra de taller, D.ª Antonia Maldonado, pudo conocer a José Torres Padilla. 

En 1865 Ángela solicita entrar como lega en el convento de las Carmelitas Descalzas del barrio de Santa Cruz. No la consideraron con la salud y energías físicas suficientes para los trabajos de lega y no la admitieron en el convento. Por el contrario, sus virtudes florecieron pronto, ese mismo año, cuando en Sevilla se declaró una epidemia de cólera, Ángela, bajo la dirección del Padre Torres, se dedicó al servicio de los pobres enfermos hacinados en los corrales de vecindad, las victimas más propicias de esa enfermedad. 

Siguiendo el consejo del Padre Torres intentó hacer el postulado en el hospital de las Hijas de la Caridad de Sevilla. Lo comenzó en el año 1868. Y, aunque su salud era precaria, las religiosas hicieron esfuerzos por conservarla, procurando enviarla a Cuenca y a Valencia para ver si se fortalecía, por último a su Sevilla natal. 

No obstante, su deseo de ser religiosa sigue firme y el 1 de noviembre de 1871 promete en un acto privado, a los pies de Cristo en la Cruz, vivir conforme a los consejos evangélicos. Dos años (1873) después tendrá una visión que señalará el carisma de su futura fundación: estando en oración vio el monte Calvario con una cruz vacía frente a la Cruz de Cristo y relata “al ver a mi Señor crucificado deseaba con todas las veras de mi corazón imitarle; conocía con bastante claridad que en aquella otra cruz que estaba frente a la de mi Señor debía crucificarme, con toda la igualdad que es posible a una criatura”.

En invierno de ese mismo año, Ángela formula votos perpetuos fuera del claustro, y por el voto de obediencia queda unida al padre Torres, al tiempo comienza a pensar en formar la "Compañía de la Cruz" y el 17 de enero de 1875 comienza a trazar su proyecto. El día 2 de agosto de 1875 el padre Torres celebraba la Eucaristía en la iglesia del convento jerónimo de Santa Paula, a la que asistían, con Ángela, que era terciaria franciscana, otras tres mujeres, Juana María Castro, Josefa de la Peña y Juana Magadán, supone en nacimiento de este nuevo Instituto de las Hermanas de la Cruz. Acabada la misa, se trasladaron a vivir a un cuarto alquilado en la calle de San Luis, n. 13, en el que había una mesa, unas sillas y unas esteras de junco que servían de colchón y de almohada, un crucifijo y un cuadro de la Virgen de los Dolores. 

En 1879 el arzobispo fray Joaquín Lluch aprobó las primeras Constituciones de la Compañía de las Hermanas de la Cruz. Las Hermanas de la Cruz fueron extendiéndose por Andalucía y Extremadura, La Mancha, Castilla, Galicia, Valladolid, Valencia y Madrid, las Islas Canarias, Italia y América. 
En 1894 sor Ángela  viajó a Roma para asistir a la beatificación del maestro Juan de Ávila y fray Diego de Cádiz, pudiendo entrevistarse con el Papa León XIII, quien más tarde concedió el decreto inicial para la aprobación de la Compañía, que firmaría en 1904 San Pío X.

A los 85 años de edad, en junio de 1931, se presentaron los primeros síntomas de su última enfermedad. Días después, el 7 de julio, tuvo una embolia cerebral perdió el habla y, después de nueve meses, a las tres menos veinte de la madrugada del día 2 de marzo de 1932, falleció. Sus hijas espirituales se han transmitido como testamento sus últimas palabras que habían sido: "No ser, no querer ser; pisotear el yo, enterrarlo si posible fuera......".

En su sepelio, personas de todas las clases sociales la rindieron homenaje y, por privilegio del Gobierno de la Segunda República Española, fue sepultada en la cripta de la Casa Madre en Sevilla. Dos días después el Ayuntamiento republicano de la ciudad de Sevilla, presidido por el alcalde don José González Fernández de Lavandera, decidió por unanimidad que constase en acta el sentimiento de la Corporación por la muerte de la religiosa y decidió se rotulase con su nombre la entonces llamada calle Alcázares, donde estaba y continúa el convento. 

El proceso de canonización se inició en 1938, es decir, seis años después de su muerte y su instrucción llega hasta 1964 año en que tiene lugar la clausura de este proceso en la diócesis de Sevilla. Tiempo después, el Papa Pablo VI firmaba el 12 de febrero de 1976 el decreto que reconocía sus virtudes en grado heroico, concediéndose el titulo de Venerable. Posteriormente, el Papa San Juan Pablo II la beatifica el 5 de noviembre de 1982 en Sevilla. El 20 de diciembre de 2002, la Iglesia aprueba el milagro atribuido a sor Ángela consistente en la curación de un niño que sufría obstrucción arterial de la retina de un ojo, y que recuperó repentinamente la visión, la intercesión en este prodigio permitiría su canonización, que tuvo lugar el 4 de mayo de 2003, en la Plaza de Colón de Madrid, donde el Papa San Juan Pablo II pronuncia la fórmula que la eleva a los altares junto a otros cuatro beatos españoles: Pedro Poveda, José María Rubio, Genoveva Torres y Maravillas de Jesús.

Con motivo de la canonización, el 7 de mayo de 2003, su cuerpo incorrupto es trasladado desde la Casa Madre hasta la Catedral de Sevilla, donde presidió los actos en su honor, por la Canonización (ver capilla). 
Como último apunte merece la pena mencionar un dato que muestra la relevancia que ha alcanzado esta Santa en su Sevilla. En esta ciudad, en el cortejo de la Procesión del Corpus Christi, precede al Santísimo Sacramento otros pasos que representan a santos y santas destacados en la archidiócesis de Sevilla (Santas Justa y Rufina, San Leandro, San Isidoro, San Fernando III), la Inmaculada Concepción, el Niño Jesús del Sagrario, la reliquia de la Santa Espina (en la denominada Custodia chica). En 2009, por deseo del entonces Arzobispo de Sevilla, Cardenal Carlos Amigo Vallejo, se incluye un nuevo paso que abrirá el cortejo, Santa Ángela de la Cruz. Efectivamente, en la procesión del Corpus Christi celebrada el 11 de junio de 2009, se incluyó por primera vez un paso con la imagen de Santa Ángela de la Cruz. En aquella ocasión, fue la imagen tallada en 1943 por el escultor Mauricio Tinoco (Los Santos de Maimona, de Badajoz, 1907 - +12 de febrero de 1948) que recibe culto en la capilla de la Casa Madre de las Hermanas de la Cruz en Sevilla. 

Esta imagen salió sólo en esa ocasión en la Procesión del Corpus Christi. En septiembre de ese mismo año, el imaginero sevillano José Antonio Navarro Arteaga presenta en audiencia privada al Cardenal Carlos Amigo el boceto de una nueva talla que recibirá culto en la Catedral hispalense, con el fin de que sea la que se incorpore definitivamente al cortejo procesional, desechando la idea inicial que cada año saliera una imagen distinta de la Santa de las que se veneran en la ciudad. Una vez finalizada, la nueva imagen se bendijo en la Catedral el 22 de mayo de 2010, durante la Vigilia de Pentecostés. Salió por primera vez el 3 de junio de 2010.

La Hermandad de la Amargura es la encargada de exornar cada año el paso de la Santa, debido a su profunda relación con la congregación de las Hermanas de la Cruz.


SANTA MARÍA DE LA PURISIMA DE LA CRUZ 
Su nombre antes de entrar en la vida religiosa era María Isabel Salvat Romero, nació en Madrid el 20 de Febrero de 1926, en el seno de una distinguida familia de alto nivel social siendo sus padres Ricardo Salvat Albert y Margarita Romero Ferrer. Recibió las aguas bautismales en la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, en la calle Goya de Madrid. El día 8 de diciembre de  1944, cuando contaba 18 años, ingresó como postulante en la Compañía de la Cruz. Tomó los hábitos el 9 de junio de 1945; profesó temporalmente el 27 de junio de 1947 e hizo los votos perpetuos el 9 de diciembre de 1952. 

Fue directora en diversos colegios de la Compañía de la Cruz, como en Lopera (Jaén) en 1947, Valladolid en 1950 y Estepa (Sevilla) en 1953. Fue Superiora de los conventos de Estepa (1959), Villanueva del Río y Minas (1971). Desempeñó los cargos de Provincial, Consejera General del Instituto y también Maestra de Novicias.

El 11 de febrero de 1977 es elegida Madre General en el XIII Capítulo General Ordinario, cargo que ocupará hasta 1998.  En este tiempo llevó a cabo fundaciones en Puertollano (1980, aunque inició los trámites en 1978), Huelva (1982), Reggio Calabria (Italia) en 1984, Cádiz (1984), Lugo (1987), Linares (1990) y Alcázar de San Juan (Ciudad Real) en 1997.

Fue fiel seguidora de Santa Ángela y observadora intachable de las reglas del Instituto, mantuvo intacto el carisma fundacional. 

Falleció el día 31 de octubre de 1998, en la Casa Madre en Sevilla, siendo enterrada en la cripta de aquel convento el 2 de noviembre.

El 20 de febrero de 2004 tiene lugar la apertura del proceso diocesano de canonización, que se clausuró el 15 de noviembre del mismo año. Tras continuar la instrucción en Roma, el 17 de enero de 2009 el Papa Benedicto XVI firma el decreto que reconocía las virtudes heroicas. El 18 de septiembre de 2010 fue beatificada en Sevilla, estando presente una de las imágenes más veneradas de aquella ciudad: Nuestra Señora de la esperanza Macarena. Finalmente, fue canonizada en San Pedro de El Vaticano por S.S. el Papa Francisco, el 18 de octubre de 2015.

La primera imagen de María de Purísima de la Cruz fue realizada por el imaginero Juan Manuel Miñarro, quien conocía a la santa desde 1984, la cual le había encargado la imagen de Santa Ángela que se venera en la Catedral de santa María la Real de la Almudena de Madrid. El mismo imaginero había realizado unos bustos-retrato de la Santa y en febrero de 2010 entregó la imagen a tamaño natural

JOSE TORRES PADILLA.
Hijo de Francisco de Torres Bauta y María Padilla Cabeza, de los que quedó huérfano siendo muy joven, nació en San Sebastián de la Gomera, 25 de agosto de 1811, siendo bautizado el día 31 del mismo mes en la parroquia de Nuestra señora de la Asunción de dicha villa. 

En 1836 se ordenó sacerdote y cantó su primera misa.

En Sevilla adquirió fama de santidad y se le llamaba popularmente El santero de Sevilla, ya que fue director espiritual y confesor de varias monjas de especiales virtudes, como la dominica Sor Bárbara de Santo Domingo, la mercedaria Sor María Florencia Trinidad (Madre Sacramento) y Sor Ángela de la Cruz, con quien colaboró en la fundación de la congregación de las Hermanas de la Compañía de la Cruz de la que fue director espiritual.

Fue catedrático de Teología en el Seminario Conciliar de Sevilla, canónigo de la S.I. Catedral de aquella ciudad y asistió como teólogo al Concilio Vaticano I, por sugerencia del Papa Pio IX.

Falleció en Sevilla el 23 de abril de 1878, recibiendo sepultura dos días después en el Panteón de San Sebastián (hoy Parroquia de San Sebastián), propiedad del Excmo. Cabildo Catedral de Sevilla. A los cinco años de su entierro, la Madre General de las Hermanas de la Cruz -hoy Santa Ángela de la Cruz- pidió y consiguió el traslado de los restos del Padre Torres para depositarlos en la Casa Matriz. El traslado se hizo el 30 de abril de 1883.

En la Parroquia del Sagrario de la Catedral de Sevilla Monseñor Juan José Asenjo Peregrina, arzobispo de Sevilla, abrió el proceso de beatificación y canonización del Siervo de Dios José Torres Padilla el 5 de mayo de 2014.


LA COMPAÑÍA DE LA CRUZ EN VALLADOLID

Hemos de remontarnos al año 1938, cuando el sacerdote D. Mariano Bonilla, siendo párroco en Las Delicias conoció la biografía de la fundadora del Instituto, Sor Ángela de la Cruz y consideró que estas religiosas harían gran bien por estas tierras. Expuso su idea al entonces Arzobispo de Valladolid, Mons. Antonio García García quien solicitó a la Madre General el establecimiento de una casa en Valladolid. La Madre General era por entonces Madre Gertrudis de la Cruz, segunda sucesora de Sor Ángela, y acordó las condiciones necesarias con el Padre Bonilla para el establecimiento de la fundación Se adquirió un terreno con una pequeña casa y huertas, situada entre las calles Embajadores y Arca Real. Madre Gertrudis envió a la Hermana Santa Rosalía, que se convertiría en superiora a su llegada a Valladolid. Con ella iban otras dos hermanas de velo negro, hermanas Angélica y Santa Inés; y tres hermanas de velo blanco, Isabel de Jesús, Felisa de Je¬sús y Refugio que llegaron el 10 de octubre de 1938, tras 27 horas de viaje atravesando España en plena Guerra Civil, con la ilusión de extender el Instituto y prestar servicio a los pobres.

En 2013 celebró el 75 aniversario del establecimiento en Valladolid con distintos actos ya fueran dentro del Colegio Inmaculada Concepción o abiertos al público, en el templo, como un Rosario de la Aurora (20/10/2013) presidido por el estandarte que representaba a Nuestra Señora de la Salud, imagen que preside la capilla que alberga en sepulcro de ambas santas en la Casa Madre de Sevilla (fotografías Casa Madre en este enlace).

La capillla actual fue inaugurada el 1 de julio de 1951. Este templo conventual albergó la Parroquia de San Juan de Ávila desde 1974 a 2011. Efectivamente, por Decreto de Mons. Félix Romero Menjíbar, fechado el 29 de agosto de 1974 se crea esta parroquia.

Fue suprimida por Decreto de Mons. Ricardo Blázquez Pérez, fechado el 15 de agosto de 2011, y sus feligreses pasaron a integrarse en las Parroquias limítrofes de Dulce Nombre de María, Nuestra Señora del Carmen, San Agustín y Santo Toribio de Mogrovejo.

Fachada de la Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

Presbiterio de la Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

La imagen del titular de la Parroquia, San Juan de Ávila (que ya no se encuentra expuesta al culto en el templo), fue realizada por el imaginero local Miguel Ángel Tapia Palomo, siendo bendecida por Mons. Don José Delicado Baeza, Arzobispo de Valladolid, el 17 de octubre de 1999. Esta imagen presenta en la mano izquierda una cruz a la altura del corazón y en la mano derecha los evangelios, a los pies una mitra como símbolo de la proposición al obispado. Tras la extinción como parroquia, la imagen permaneció depositada en esta capilla, como señala el decreto de extinción de la parroquia “4. Los bienes propios de la Parroquia suprimida serán destinados de la forma siguiente: la imagen de san Juan de la Cruz y la Pila bautismal portátil permanecerán en depósito en el Templo conventual de las Hermanas de la Compañía de la Cruz, a la espera de la dedicación de un nuevo templo a san Juan de Ávila…”. 
En la actualidad, esta capilla de gran sencillez lo que la otorga un encanto especial, expone al culto las siguientes imágenes y representaciones: En el centro del presbiterio, sobre el sagrario y el manifestador (de las pocas iglesias que mantienen este elemento y ojala que lo sigan conservando) se alza el Sagrado Corazón de Jesús y, a sus lados, sobre unos pilares exentos, la Inmaculada Concepción (éstas dos siguen ciertos rasgos de tallares Granda) y Santa Ángela de la Cruz (María Jesús Merino de la Fuente, 2004); saliendo del ámbito del presbiterio, en unas ménsulas, el Glorioso Patriarca San José con el Niño Jesús en brazos y frente a él, San Francisco de Asís; seguidamente un cuadro representando a Santa María de la Purísima de la Cruz,  Cristo Crucificado, un cuadro de Jesús de la Divina Misericordia y, recorriendo los muros de la capilla, las estaciones del Via Crucis.

"Santa Ángela de la Cruz" (María Jesús Merino de la Fuente, 2004) y "San Juan de Ávila" (Miguel Ángel Tapia Palomo, 1999), ésta última ya no está en el templo.
Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

"Sagrado Corazón de Jesús".
Presbiterio de la Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

"Inmaculada Concepción".
Presbiterio de la Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

"Santa Ángela de la Cruz" (María Jesús Merino de la Fuente, 2004).
Presbiterio de la Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

"Glorioso Patriarca San José".
Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

"San Francisco de Asís".
Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz (ocupa el lugar de San Juan de Ávila y luego N.ª S.ª de Fátima).
Valladolid.

"Nuestra Señora de Fátima".
Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz (ocupó el lugar de San Juan de Ávila).
Valladolid.

"Santa María de la Purísima de la Cruz".
Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

El cuadro de Santa María de la Purísima de la Cruz, en la S.I. Catedral de Valladolid con motivo de la Eucaristía de Acción de Gracias por su canonización.

Estandarte con la imagen de Nuestra Señora de la Salud.
Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

Lugar de la Reserva para el Jueves y Viernes Santo.
Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

Niño Jesús vestido de nazareno. Lugar de Reserva, Jueves y Viernes Santo.
Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz.
Valladolid.

Representaciones:

Imagen de Santa Ángela de la Cruz, obra de la escultora local María Jesús Merino de la Fuente (Valladolid, 02/01/1957), talla en madera policromada, de tamaño inferior al natural (mide 120 cms) realizada en el año 2004.


Monumento a Santa Ángela de la Cruz. Obra de Segismundo Piédrola Galván, siguiendo el mismo modelo de la realizada para Zafra (Badajoz) inaugurada en 2004. Se asienta en un pedestal en el que está inscrita la leyenda: VALLADOLID A SANTA ÁNGELA DE LA CRUZ. 5 DE NOVIEMBRE DE 2006,  siendo ésta ultima la fecha de bendición del monumento, que fue costeado por suscripción popular. 





Santa María de la Purísima de la Cruz. Se trata de una reproducción ampliada de la fotografía realizada por Juan Haretón en 1982 en la que aparecía María de la Purísima con el Papa Juan Pablo II. Aquella fotografía sirvió para el repostero o tapiz utilizado en San Pedro de El Vaticano durante la ceremonia de su canonización (octubre de 2015). La reproducción de la que estamos tratando y que se conserva en la Capilla de Las Hermanas de la Cruz, fue llevada a la S.I. Catedral para presidir la Eucaristía de acción de gracias. 



Finalizamos con los cultos que se celebran en este templo:
Eucaristía
Exposición del Santísimo Sacramento (domingos y festivos a las 19 h.).
Cultos mensuales a Santa Ángela de la Cruz y Santa María de la Purísima de la Cruz.
Triduo y fiesta de Santa Ángela de la Cruz.
Fiesta de Santa María de la Purísima de la Cruz
Triduo y fiesta del Beato Ceferino Giménez Malla.


Anexo: Madres Generales de la Hermanas de la Compañía de la Cruz:
1. Santa Ángela de la Cruz (María de los Ángeles Guerrero González), fundadora, fue Madre General hasta octubre de 1928.
2. Madre Gloria de la Cruz (María de las Angustias Murcia Cortés, Ayamonte 1861 - +Sevilla, octubre, 1936). Madre General desde octubre de 1928 a noviembre de 1935.
3. Madre Gertrudis de la Cruz, Madre General de 1935 a 1940.
4. Madre Catalina de la Cruz de la Fuente, Madre General de 1940 a 1949.
5. Madre Marciala de la Cruz de la Cuadra (Amalia de la Cuadra Irizar), Madre General de 1949 a 1964.
6. Madre Santa Rosalía, nació en Villalba del Alcor (Huelva) falleció en 1985. Fue Madre General de 1964 a 1977.
7. Santa María de la Purísima de la Cruz, (María Isabel Salvat Romero, Madrid 20/02/1926-+Sevilla, 31/10/1998) lo fue durante 22 años (1977-1998).
8. Madre Reyes de María de la Cruz Alcalá (actual Madre General, lo es desde 1998).