martes, 15 de septiembre de 2015

Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y Soledad, Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Carmen (Delicias)



Tras la bendición del nuevo templo Parroquial de Nuestra Señora del Carmen en 1942, y cuando aún no se han finalizado las obras (culminan en 1949) diversas obras llegarán a la Parroquia procedentes ya sea de otros templos ya sea de donaciones o bien suscripciones populares. Entre estas imágenes llegó una de Nuestra Señora de la Soledad, una antigua efigie de bastidores que parece proceder de la extinta Parroquial de San Esteban El Real aunque su origen podría estar relacionado con la Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de La Piedad.

Origen de la iconografía de Nuestra Señora de la Soledad
Es muy conocido su origen, no obstante, conviene unas breves notas para tenerlo presente. Isabel de Valois (1546-1568) hija de Enrique II de Francia y de Catalina de Medici, contrajo matrimonio con Felipe II en 1559, siendo la tercera esposa del monarca español, la joven trajo a España una pintura por la que sentía gran aprecio en la que se representaba a la Virgen arrodillada, detrás de una cruz vacía. 

Esta pintura impresionó al religioso mínimo fray Diego de Valbuena, confesor de doña María de la Cueva y Álvarez de Toledo, Condesa de Ureña, Camarera de la Reina. A instancias del religioso mínimo, la Reina encargó al artista Gaspar Becerra (1520-1568) que tallase una imagen con el lienzo como modelo, imagen que se bendijo en el año 1565.
Fue la misma Condesa de Ureña quien sugirió la indumentaria para la imagen, así como su nombre. Se piensa que debido a la reciente perdida de su marido, propuso llamarla Nuestra Señora de la Soledad y para vestirla la donó uno de sus vestidos de viuda, compuesto de saya blanca y manto negro que, en tiempos de los Austrias, utilizaban las nobles cuando enviudaban.

"Cierto que supuesto que este misterio de la Soledad de la Virgen parece que quiere decir cosas de viudas, que si se pudiese vestir como viuda, de la manera que yo ando, que me holgaría, porque tuviese yo también parte en esto y pudiese servir a Nuestra Señora con un vestido y tocas como estas mías".

La imagen, como se ha dicho, fue bendecida en 1565 y llevada al desaparecido Convento de la Victoria, en Madrid. En 1567 se fundó la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad que la procesionaba cada Viernes Santo. Esta cofradía desapareció a mediados del siglo XVII; en 1696 los frailes impulsaron la fundación en su convento de la Congregación de Nuestra Señora de la Soledad, San Francisco de Paula y Santo Rosario.

De esta imagen se hicieron multitud de copias ya sea en pintura o en escultura para diversos lugares. En cuanto a las pinturas, por esta vinculación con la Orden de San Francisco de Paula, es habitual ver el emblema de dicha Orden “Chraritas”.


La imagen de Nuestra Señora de la Soledad de la Penitencial de La Piedad
En 1600, la Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de La Piedad, termina de pagar al escultor Pedro Gómez de Osorio por la imagen de Nuestra Señora de la Soledad. Según documenta Roberto Alonso Gómez, la imagen salió desde aquella fecha hasta 1898. Si este fue el último año que salió, pasarían 96 años hasta su recuperación para las procesiones. Al igual que en el lienzo de Isabel de Valois y la escultura de Gaspar Becerra, hay constancia que la Virgen de la Soledad de la Cofradía de La Piedad contaba con una cruz, así en 1631 se realiza una Cruz para la Virgen de la Soledad. Un siglo después, Manuel Canesi al hablar de los “pasos” procesionales de la Cofradía de La Piedad dice: “Nuestra Señora de la Soledad a vista de la Cruz, desconsolada por la injusta muerte de su hijo amado”.

El lugar donde podría ir la cruz ofrece distintas posibilidades, por un lado pudiera ser a espaldas de Nuestra Señora (como en el caso de otras Dolorosas, véase Angustias, Vera Cruz, Quinta Angustia, Pasión) o bien ante la imagen, en este último caso sería posible dos formas, una frente a la Virgen como puede verse en fotografías antiguas de Medina de Rioseco, aunque de estar colocada así, tal vez la Virgen mirase hacia arriba, como en el caso de Rioseco; la otra posibilidad es que la cruz estuviera, un poco más adelantada que la Virgen pero puesta a un lado de las andas, como se puede ver en algunas fotografías de la imagen de Gaspar Becerra ya sea en su retablo o en procesión. En cualquier caso, sería interesante la recuperación de la presencia de la Cruz en esta escena con Nuestra Señora de los Dolores.

A mediados del siglo XVIII, en la Iglesia Penitencial de la Piedad se fundó una Hermandad del Rosario en torno a esta imagen:

Rosario en la Piedad
Dicho dia 6 de Mayo de dicho año salió de la iglesia de la Piedad rosario general en que sacaron á Nuestra Señora de la Soledad, la que sale en la procesion del viernes santo, habiendo precedido el dia antes salve solemne por la noche y fiesta con S.M. patente y sermon; y dicho dia dio principio la hermandad del Rosario que fundaron.
(Ventura Pérez, Diario de Valladolid, pág. 322-333. Se refiere al año 1759)

Cerrada la Penitencial de La Piedad, donde la Virgen de la Soledad tenía su capilla y altar en el lado del Evangelio, frente al paso de la Lanzada de Longinos, su Cofradía se trasladó primero a la Parroquial del Santísimo Salvador y posteriormente a la iglesia de San Antón, templo este último al que llegó el 19 de marzo de 1790.

Durante la estancia de Soledad en San Antón debió tener en el retablo un Cristo Yacente, así se desprende del testimonio de Agapito y Revilla “Ese Cristo es de la cofradía (habla del yacente del paso del Entierro de la Piedad) y el que era de la iglesia es otro de tamaño mas pequeño existente en el altar de la Soledad, y que no armoniza con las cuatro figuras íntegras que se tienen en el Museo e historiaban el paso” (Agapito y Revilla, Las cofradías, las procesiones y los pasos de Semana Santa en Valladolid, pág. 127)

Una vez cerrada definitivamente la ermita de San Antón (demolida en 1939), sus bienes pasan al Museo de Escultura y, en calidad de depósito, a la vecina iglesia Parroquial de San Esteban el Real (podría ser también a otras iglesias e incluso venderse algunos de ellos).

Breve periodo de tiempo de dos imágenes de la Soledad en San Esteban El Real
Ocurre que ya en San Esteban el Real se veneraba una imagen de Nuestra Señora de Los Dolores, también de vestir, que era visitada por la Archicofradía de la Corte de María el día 3 de cada mes (así desde septiembre de 1891 hasta, al menos, 1958). Casimiro González García Valladolid, a principios de siglo (1900-1902) informa que en el lado del Evangelio de dicha parroquial “la segunda [capilla], está destinada á la Soledad, imagen de bastidores colocada en un retablo corintio, que fue el mayor de la iglesia de los PP. Premostratenses […]” (Recuerdos y Grandezas, Tomo III, Pág. 400). Mientras que, al tratar de la Iglesia Penitencial de San Antonio Abad, como sede de la Penitencial de La Piedad (Tomo, I Pág. 707- 710) “En su retablo mayor, de madera sin pintar, llama la atención la imagen del Santo titular que descansa sobre un dragón de siete cabezas: en otros tantos retablos figuran la Virgen de la Soledad, de bastidores, lindísima, San José y el Cristo de la Caña, cuyo paso sale en la procesión del Entierro el día de Viernes Santo” (pág. 709).

Si, como hemos referido, los bienes custodiados de San Antón pasan a San Esteban (aunque también algunas al Museo de Escultura), se puede pensar que en un periodo de tiempo (¿1939-1943?) hay dos imágenes de la misma advocación (Dolores o Soledad) y de las mismas características (de vestir) en dicha parroquial, se podría pensar que la que se encontraba anteriormente en San Esteban y que era objeto de cultos y visitas (como la vista de la Corte de María) permaneciese allí, mientras que la imagen recién llegada pudiera acompañar al Cristo Crucificado (hoy llamado de la Buena Muerte) que de San Esteban se donó al Carmen de Las Delicias. En cualquier caso, si ocurrió así, la que quedó en San Esteban tampoco permaneció muchos años más, teniendo en cuenta las reformas que se hicieron para su conversión en Santuario con proyección tanto a Hispanoamérica como a las Filipinas.

La parroquia de San Esteban el Real quedó extinguida por decreto del Arzobispado de Valladolid de 13 de junio de 1941. Por su parte, el Santuario Nacional de la Gran Promesa fue consagrado el 15 de junio de 1941.

Llegada de Nuestra Señora de la Soledad a la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen y constitución de su Cofradía Devocional
Hemos visto como en el año 1939 se cierra definitivamente y se procede a la demolición de San Antón y como algunos de sus bienes pasan a la Parroquial de San Esteban El Real, parroquia que se suprime en 1941. Estas son fechas que coinciden con los años en que se está construyendo el nuevo templo parroquial de Nuestra Señora del Carmen en el Barrio de Las Delicias, lo que hace necesario la llegada de obras, esculturas, pinturas, etc., unas llegarán como cesión y donación por parte del Arzobispado de Valladolid y otras por parte de particulares y en algunos casos, suscripción popular. La Iglesia del Carmen se inaugura en 1942, aunque las obras continúan hasta 1949, tal vez en esos primeros años entre 1942 y 1943, cuando llegan otras imágenes, podamos contar con la presencia de esta Dolorosa en el barrio.

Estas representaciones de la Dolorosa, Madre sufriente, con la que es posible empatizar muchas situaciones vitales, las hacen foco de devoción ya sea de manera individual o de modo organizado en Cofradías. De allí se podría deducir la creación de una Cofradía en su honor en este templo, con el nombre de Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y Soledad.

Como insignia propia de la Cofradía, contaba con un escapulario, en el frente o sobre el pecho, una estampa de Nuestra Señora de la Soledad, del tipo de la Paloma, a la postre, una nueva representación del conocido y propagado modelo de Gaspar Becerra y, a la espalda, el “paso” procesional de “La Santa Cruz Desnuda” labrada por Suceso Fernández León en 1960 para la Cofradía de la Orden Franciscana Seglar-La Santa Cruz Desnuda, “paso” titular de dicha Cofradía hasta que fue sustituida en 1993. Ambas partes del escapulario quedaban unidas por una cinta blanca.

Escapulario de la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y Soledad.
Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Carmen (Delicias).
Valladolid.

Esta Cofradía celebraba sus cultos para terminar en la fiesta del Viernes de Dolores (ahora denominado Viernes de la Quinta Semana de Cuaresma). Encontramos algunos datos en la prensa, como este anuncio de 1963, que además nos da pista para saber que en esa fecha ya existiría la Cofradía

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN (Delicias).- Novenario a Nuestra Señora de los Dolores y Soledad, del 28 al 5.
Por la mañana, en las Misas de 7,30 y 8,30, se leerá la novena. Por la tarde, a las 8, exposición, rosario, novena, sermón y reserva.
Orador sagrado: P. Superior de los Misioneros del Sagrado Corazón (Pequeña Obra).
Día 5 de abril; A las 8,30, Misa de comunión. Por la tarde, a las 8, los mismos cultos que en días anteriores, más el ejercicio del via crucis, besamanos a la Virgen e imposición de insignias. 
(Diario Regional, 4 de abril de 1963, pág. 11).


Cabe mencionar también que durante el novenario a Nuestra Señora del Carmen en dicha parroquia, se exponía un guión con la efigie de Nuestra Señora de la Soledad, así pudo verse, tanto en la iglesia como en la procesión de la tarde del 16 de julio, hasta el año 2009.

Fusión con la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz y primera salida procesional
Hasta el año 1993 la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y Soledad mantendría su independencia, al año siguiente, coincidiendo con el cincuenta aniversario fundacional de la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz, establecida en el mismo templo parroquial, se procede a la fusión de ambas cofradías en una sola, con el nombre de Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz y Nuestra Señora de los Dolores.

Este mismo año, 1994, se da la circunstancia que la Procesión entonces denominada de Nuestra Señora de la Amargura (desde 2015, de la Amargura de Cristo) que tenía lugar desde la Parroquia del Carmen en la tarde-noche del Jueves Santo pasa a desarrollarse por el centro de la ciudad. Al tiempo, la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz y Nuestra Señora de los Dolores estrenará una nueva procesión, un Via Crucis por el Barrio de Las Delicias en vísperas de Semana Santa, el Viernes de Dolores, con el Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señor de los Dolores.

Aquel primer año, 1994, ambas imágenes salieron juntas en las mismas andas, formando un “Stabat Mater”, escena que sólo pudo verse en aquella ocasión, ya que a partir del año siguiente salieron en andas separadas, como sigue siendo en la actualidad. 

Desde aquel año 1994, hay dos momentos relevantes de culto a Nuestra Señora de los Dolores, por un lado el quinario que se celebra en la última semana de Cuaresma y culmina con la salida procesional el Viernes y de Dolores y, por otro lado, el triduo en septiembre con motivo de las festividades de la Exaltación de la Santa Cruz y Nuestra Señora de los Dolores.

Otras salidas extraordinarias
Con motivo de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de las Angustias, el 3 de octubre de 2009, se colocaron diversos altares en el recorrido de la Procesión de la Sagrada Imagen Coronada, uno de ellos fue el que instaló la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz y Nuestra Señora de los Dolores en la Plaza de Fuente Dorada, llevando hasta allí la imagen de Nuestra Señora de los Dolores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario