viernes, 20 de diciembre de 2013

Cofradía de Santa María de la O é de Roque Amador. Iglesia Parroquial de Santa María La Antigua


En esta entrada se tratará de una de las Cofradías más antiguas de Valladolid, de la que hasta ahora no he encontrado más datos que una referencia proporcionada por Antolínez de Burgos y recogida por Casimiro González García Valladolid: la Cofradía de Santa María de la O é de Roque Amador.

González García Valladolid en su obra Datos para la historia Biográfica de Valladolid, (Tomo I. Págs. 50-51), al hablar de Infante D. Juan Alonso (*1304-† Valladolid, 24 de julio de 1402) expone que en su testamento, otorgado el día 17 del mes y año de su fallecimiento, ante el notario D. Juan Sánchez de Cantalapiedra, incluía la siguiente cláusula:
«Mando que mi cuerpo sea enterrado en el convento de Nuestra Señora de la Merced de esta villa de Valladolid, á los pies de mi señora la Reina Doña Leonor, y que dén al dicho monasterios por los sufragios y enterramiento y honras 1.000 maravedis, y mando me entierren los cofrades y hombres buenos de la cofradia de Santa Maria de la O é de Roque Amador, que es de la advocación, en la iglesia de Santa María de la Antigua, donde soy cofrade»

Por esta advocación de Roque Amador es de suponer que habrá de entenderse o identificarse con la imagen de Notre Dame de Rocamadour (Nuestra Señora de Rocamador) en Quercy (Departamento de Lot, Francia), imagen que fue tallada en madera de nogal por San Amador, primer ermitaño de Rocamadour en el siglo XII.
Otra leyenda identifica al mencionado San Amador con Zaqueo el rico publicano en cuya casa se hospedó Cristo en su estancia en Jericó, esposo de Verónica (quien enjugo con un lienzo el rostro de Jesús camino del Calvario, quedando impreso su rostro milagrosamente). Esta leyenda dice que la Virgen María antes de su asunción al cielo recomendó a Zaqueo predicar el Evangelio y hacer vida eremítica en las Galias, Zaqueo habría traído consigo esta imagen de la Virgen tallada por él mismo, con la ayuda de San Lucas.
La imagen representa a María como trono de la sabiduría y muestra a su Hijo sentado sobre su rodilla izquierda. Gozaba, al igual que en la actualidad de gran devoción, reyes y santos se cuentan entre sus visitantes en peregrinación, como es el caso de Blanca de Castilla (hija de Alfonso VIII de Castilla y Leonor Plantagenet, quien pudo ver un estandarte con la representación de esta imagen una imagen que estuvo presente en la Batalla de las Navas de Tolosa, 16 de julio de 1212) y de Santo Domingo de Guzmán  o San Antonio de Padua. Igualmente era venerada por los marineros y pescadores en la Bretaña francesa hasta tal punto que, sobre la imagen de la Virgen se conserva la «campana milagrosa» que tañe cuando la Virgen ha intercedido por algún marinero.

En otros casos las peregrinaciones eran impuestas para levantar la excomunión o por delitos graves

La entrada de esta advocación en España parece que viene favorecida por las peregrinaciones del Camino de Santiago, ya que este Santuario mariano se encuentra cerca de la «Via podensis» (Camino desde Le Puy-en-Velay que termina en Roncesvalles) una de las cuatro vías o trayectos principales que discurren por Francia. En España se introduciría por Navarra (especialmente por Estella y Sangüesa) y de allí se propagaría a los reinos de Castilla, León y otras tierras (se dice que un grupo de navarros erigieron en Salamanca una Cofradía de Nuestra Señora de Rocamador en 1120), en las que se fueron fundando Cofradías en honor de esta advocación, las cuales construían templos o ermitas, con la característica común de tener un hospital o bien hospedería. 

Como curiosidad, sobre la tumba de Sant Amador hay una espada clavada en la roca y la leyenda popular dice que se trata de Durandal de Roland, sobrino de Carlomagno quien se la entregó cuando fue nombrado caballero, y que le acompañó hasta su muerte en la Batalla de Roncesvalles (18 de agosto de 788).

En el Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid se conserva una imagen de la Virgen con el Niño (ver imagen) que tal vez podría identificarse ya fuera con la de Nuestra Señora de Rocamador o la de Nuestra Señora de la Zarza, bien podría ser la primera  al no parecer que la imagen del Niño sea exenta a la de la Madre, ya que en el caso de la Virgen de la Zarza, contaba con Niño(s) que solían estar fuera para consuelo de los enfermos, como veremos en la entrada dedicada a Nuestra Señora de la Zarza). Incluso se puede señalar que guarda alguna semejanza con la imagen que se venera en el santuario francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario