sábado, 18 de enero de 2014

Cofradía de Nuestra Señora de la Zarza

Fueron varias las imágenes de María Santísima que recibieron devoción en la Iglesia Parroquial de Santa María La Antigua llegando a ser titulares de Cofradías y Hermandades fundadas en torno a ellas. Algunas de estas imágenes aún se exponen al culto en dicho templo, tales como Nuestra Señora del Carmen (que cuenta con su propia Cofradía), Nuestra Señora de los Ángeles, etc. Hay noticias de otras imágenes, como la de la Virgen con el Niño (ver imagen) que se conserva en el Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid, que tal vez podría identificarse ya fuera con la de Nuestra Señora de Rocamador o la de Nuestra Señora de la Zarza, bien podría ser la primera  al no parecer que la imagen del Niño sea exenta a la de la Madre, ya que en el caso de la Virgen de la Zarza, contaba con Niño(s) que solían estar fuera para consuelo de los enfermos, como veremos más adelante).

Aún se conservaban en el templo a principios del siglo XX la imagen de Nuestra Señora de la Zarza y otra de la que no da su advocación pero que destaca por su antigüedad, como señala Luis Pérez-Rubín y Corchado: «La capilla bautismal que sigue es de gran antigüedad, y en ella hemos visto, aunque de lejos, una escultura de la Virgen, sentada y de pequeño tamaño, que es de bastante valor arqueológico. A la izquierda de la puerta de entrada, en un altar, se halla Nuestra Señora de los Angeles, de bastidores, y en la capilla del Santísimo Cristo se encuentra hoy la Virgen de la Zarza, también de bastidores» (Ensayo artístico-arqueológico sobre el culto mariano y especialmente de la Purísima en la Archidiócesis de Valladolid, pág. 9). Este ensayo publicado en 1906 recoge la ubicación de la imagen en ese momento, unos años antes Casimiro González García Valladolid explica como la imagen había variado de situación en el templo: «En las pilastras laterales de la capilla mayor hay dos grades retablos dorados, de columnas cubiertas de emparrado; dedicados el del evangelio á San Juan Evangelista hoy y antes á la Virgen de la Zarza, cuya imágen de bastidores está ahora en la capilla del Santísimo Cristo, y el de la epístola á Santiago Apóstol, esculturas ésta de la época de retablo y moderna la de San Juan» (Valladolid, sus recuerdos y sus grandezas...Tomo III, pág. 111).

El origen de Nuestra Señora de la Zarza lo refiere Manuel Canesi en su Historia de Valladolid al tratar de la Parroquia de Santa María La Antigua: «Esta parroquia tiene muy lucidas capillas y la más preciosa es en la que esta colocada Nuestra Señora de la Zarza, que es tradición fue hallada en el mismo sitio en que hoy se venera, dentro de una zarza, de que tomó el título, el año de 1096, y que estaba junto a una columna o pirámide a tiempo que iban fabricando este templo, y así se ha predicado muchas veces, a devoción de una ilustre cofradía, que en ella está instituida, con la misma advocación que tiene esta Reina Celestial, compuesta de algunos sacerdotes y el gremio de cordoneros y celebra su fiesta el día de la Natividad de María Santísima, patente del divino Sacramento; y no falta autor que diga que esta Santa Imagen es una de las más antiguas de los reinos de Castilla y León y quiere que por esta causa se nombre esta iglesia de Santa María la Antigua, y se adelanta a creer que fue aparecida al Conde D. Pedro Ansúrez, estándose paseando en las márgenes del río Esgueva, como se lee en la inscripción que está en su retablo […]; está adornada esta Madre de Misericordia con dos niños en los brazos, que comúnmente andan fuera para consuelo de los enfermos, por la mucha fe que tienen todos con ellos y con la intercesión de su bendita Madre, con que nuestro Señor ha sido servido manifestar su piedad en muchos milagros que ha obrado, no sólo en los tiempos antiguos, sino también en los presentes y entre los infinitos; uno fue el que por los años de 1693, hizo con Dña. Magdalena Callejo y Frías, mi madre, que estando doliente de una grave enfermedad se encomendó a esta Emperatriz del Empíreo y al punto se vió libre de su trabajo, y recuperada la fue a dar gracias, y para perpetua memoria se mandó retratar en un lienzo, que está en su capilla por agradecimiento de tal beneficio; y el año de 1710 su ilustre Cofradía la adornó con un retablo de talla dorada, en que la colocaron con solemnísimas fiestas» . (Tomo I, Libro I, Capitulo XVIII, págs. 255-256).

Nuestra Señora de la Zarza contó con su propia Cofradía, aprobada en 1604. «7. Cofradía de Nuestra Sra dela Zarza: es de Maestros cordoneros: se aprovó por el Rev.º Obispo de esta ciudad en 9 de agosto de 1604: tiene mui pocas Rentas; y por sus ultimas cuentas alcanzó el Depositario 711 rrs.». (Informe sobre los gremios de Valladolid, 1781. José Colón de Larreátegui).

Como se puede ver, hasta ya entrado el siglo XX, la imagen de Nuestra Señora de la Zarza continuaba en su templo de Santa María La Antigua, sin embargo desconozco el paradero actual de la imagen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario