domingo, 3 de julio de 2016

Procesión de San Pedro Apóstol, 2016

No es fácil recuperar tradiciones similares a ésta y más en unas épocas del año en la que la mente puede estar puesta en el descanso estival. No obstante, en un tiempo en el que parece que estas celebraciones de Gloria, y sobre todo las Cofradías de este carácter, no parecen estar pasando –en líneas generales- por su mejor momento, es de aplaudir iniciativas como la llevada a cabo por la Parroquia de San Pedro Apóstol y la Cofradía Penitencial y Sacramental de la Sagrada Cena, de la recuperación y consolidación de esta procesión de San Pedro Apóstol, este año encuadrada también dentro de los actos de las fiestas del propio barrio.


Diversas novedades ha presentado este año la celebración de la Solemnidad del Príncipe de los Apóstoles: la restauración (o al menos una primera fase) de la imagen procesional, se ha pasado de Triduo a Quinario y se ha ampliado el recorrido de la procesión (así como se ha cambiado el día y hora).

Unos días antes del inicio de los cultos, concretamente el 24 de junio de 2016, se presentaba públicamente la restauración de la imagen procesional “San Pedro Apóstol” (taller vallisoletano, siglo XVIII). Pocos días más tarde, daba comienzo el Quinario, desarrollado desde el 28 de junio al 2 de julio, siendo este último día cuando la imagen de San Pedro Apóstol recorrió las calles de su barrio procesionalmente.





La procesión en si también presentó diversas novedades, además de la ya apuntada del cambio de día y hora así como el recorrido. En lo referente al recorrido se amplió con respecto al año pasado, así, desde la Parroquial del San Pedro Apóstol, continuó por Chancillería, Gondomar, Santa Clara en cuyo monasterio se hizo un acto de oración con las Hermanas Clarisas, continuando por Real de Burgos, Portillo del Prado, San Pedro (donde la asociación de vecinos realizó una ofrenda floral a San Pedro), siguiendo por Madre de Dios hasta la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol donde finalizó la Procesión.





La imagen de San Pedro Apóstol, en andas cedidas por la Cofradía de Nuestra Señora del Pilar (Barrio de La Pilarica) fue portada a hombros por Hermanos de Carga de la Cofradía Penitencial y Sacramental de La Sagrada Cena, Cofradía que está desempeñando un papel importante en la recuperación y consolidación de esta procesión. No fue la única sección de la Cofradía que participó activamente en la Procesión, pues la banda de cornetas y tambores estuvo también presente, con la particularidad de estar abierta a componentes de diversas bandas de cornetas y tambores de la ciudad para participar en la procesión. Y, junto a estas secciones, numerosos hermanos/as cofrades participaban en filas. Esta vinculación se aprecia también en las insignias que forman en el cortejo procesional, así junto al estandarte del Sagrado Corazón de Jesús (Apostolado de la Oración de la Parroquia de San Pedro Apóstol) figuraba la bandera de la Penitencial y Sacramental de La Sagrada Cena. Lo cierto es que hay otras Cofradías activas en esta Parroquia que bien podrían participar en esta procesión con su estandarte.







Música y el componente más folclórico que con frecuencia acompaña a este tipo de procesiones, lo pusieron –al igual que el año pasado- el grupo de danzantes de Villafrades de Campos, reconocidos por mantener una tradición de más de 400 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario