lunes, 23 de abril de 2012

San Juan de la Cruz, Iglesia Conventual de San Benito El Real


San Juan de la Cruz.
(Francisco Font i Pons, inicios siglo XX).
Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid.


Siguiendo con las imágenes que formaban en la Magna Procesión Carmelitana que se celebraba el 16 de julio desde la iglesia conventual de San Benito El Real, hoy es el turno de la tercera de las imágenes, tras el Niño Jesús de Praga y Santa Teresa de Jesús, siendo la de San Juan de la Cruz.

Parece ser que la primera vez que la representación de este Santo forma parte de la procesión es en el año 1903. En aquella ocasión, gracias a la crónica aparecida en El Norte de Castilla del día 18 de julio de 1903, se menciona que “este año figura por primera vez una hermosa escultura de San Juan de la Cruz, y la Virgen del Carmen restaurada por el Señor Romero de Tena”.

A partir de ese momento se convierte en una de las imágenes habituales de la procesión. Si bien es cierto que conviene hacer alguna precisión, y es que no siempre ha salido la misma imagen. Al menos hay constancia de dos distintas, una la que actualmente se encuentra en la iglesia, obra probable de Francisco Font i Pons, escultor que tan prolíficamente trabajó para la Orden de los Carmelitas. Por otro lado, gracias a una fotografía de la procesión celebrada el 16 de julio de 1929 se aprecia una imagen distinta, en este caso de vestir, probablemente procedente del Convento de Santa Teresa de Valladolid, precedido por un estandarte que parece de carácter sacramental, tal vez de la Real y Pontificia Asociación Adoración Reparadora de las Naciones representadas en Roma, también establecida en dicho templo conventual de San Benito.

San Juan de la Cruz (Detalle).
(Francisco Font i Pons, inicios siglo XX).
Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid.


Como curiosidad diremos que en torno a la imagen se produjeron varios sustos e incidentes en los primeros años del siglo XX. El primero de ellos se produce en 1906, así lo recoge la prensa de la época “Al regreso de la procesión, se produjo dentro del templo de San Benito gran alarma y peligrosa confusión, originadas por haberse incendiado un arco del altar de San Juan de la Cruz, al lado del Evangelio. Aunque fue sofocado a los pocos momentos de iniciarse el pequeño incendio, sufrieron grandes sustos las señoras, una de las cuales fue acometida de intenso sincope, siendo auxiliada en la sacristía del templo”.

El segundo se produce en el año 1917, las versiones ofrecidas en la prensa difieren entre si como se puede observar a continuación:

El Norte de Castilla, 17 de julio de 1917.- Un incidente: Al llegar la procesión a la calle del Conde Ansúrez, la imagen de San Juan de la Cruz cayó de las andas, y esto ocasionó algunos gritos de los que lo presenciaron, gritos que se aumentaron al oirse el ruido que se produjo al caer al suelo la sagrada imagen, y que dieron motivo á que las mujeres creyesen que se trataba de un petardo, lo cual ocasionó una leve alarma que produjo algunos sustos y carreras. Conocida la verdad de lo sucedido, se restableció la calma, continuando después la procesión con toda tranquilidad y sin el menor incidente, hasta el regreso á la iglesia.

Diario Regional, 17 de julio de 1917.- Poco después de salir de la iglesia la imagen de San Juan de la Cruz, a uno de los jóvenes que llevaba se le cayó la horquilla para descansar en las paradas, instintivamente se agacha a recogerla ladeándose las andas sin llegar a caerse por haberlas sostenido los otros tres jóvenes que la llevaban.


No hay comentarios:

Publicar un comentario