domingo, 29 de abril de 2012

Venerable Orden Tercera del Carmen (V.O.T. del Carmen), en San Benito El Real

Nuestra Señora del Carmen.
Claudio Cortijo, 1797.
Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid


Indica María Antonia Fernández del Hoyo en su estudio “Patrimonio perdido, los conventos desaparecidos de Valladolid”, la fecha aproximada de aparición de esta Venerable Orden Tercera en Valladolid. Concretamente, al hablar de la capilla que poseían en la iglesia del Convento del Carmen Calzado, señala que es “la última del lado del Evangelio, cercana a la entrada del templo. La Tercera Orden se instituyo oficialmente en Valladolid en 1772 aunque ya desde antes existía de facto”. En 1780 ya cuentan con una imagen propia, de ella y sus andas aún hay partidas de gastos en 1782 según el libro de cuentas comenzado en 1772. Esta primera imagen sería sustituida en 1797 por la tallada por Claudio Cortijo (Valladolid, 27 de mayo de 1748 – † Valladolid, 10 de abril de 1813) y que actualmente se encuentra en el retablo mayor de la Iglesia Conventual de San Benito El Real.


Tras la exclaustración, la imagen fue llevada primero a la Parroquial de San Ildefonso, en 1836, donde permaneció hasta 1848, fecha en que fue trasladada a la Parroquial de San Lorenzo Mártir. Este último dato es de importancia para tratar en el futuro de la Procesión de Octava que se celebraba en la Parroquia de San Lorenzo, organizada durante este periodo por la V.O.T. hasta que se trasladó, ya a finales de siglo a la Conventual de San Benito El Real.


El 1 de octubre de 1821 la Cortes decretan la supresión del Monasterio de San Benito, orden ejecutada el 29 de enero de 1822, el convento se dedicó a cuartel y la iglesia a fuerte. Posteriormente fue cedida por el ramo de guerra al ayuntamiento, quien la destinó a parque municipal y talleres de carpintería y herrería. El 12 de julio de 1892 la V.O.T. calzada de Nuestra Señora del Carmen, establecida en la iglesia parroquial de San Lorenzo, la pidió al ayuntamiento para trasladar allí sus cultos, en la sesión de la corporación municipal de 30 de julio accedió a esta petición e hizo entrega solemne a la V.O.T el 2 de noviembre del mismo año. El día 7 del mismo mes comenzó obras de limpieza y rehabilitación abriéndose al culto el 15 de abril de 1893 consagrando el templo a la Santísima Virgen del Carmen (imagen que había sido traslada el 4 de marzo desde San Lorenzo).


Casimiro González García Valladolid en su “Recuerdos y Grandezas”, al tratar en el tomo II del Monasterio de San Benito El Real, muestra una descripción de la instalación canónica de la V.O.T. del Carmen en San Benito. Actos que tuvieron lugar los días 15 y 16 de abril de 1893 (págs. 487-490). De la misma, se trascribe a continuación, el momento en que se descubre la imagen presidiendo el retablo:

Al efecto el primero de aquellos días á las nueve de la mañana, el R. Sr. Lic. Don Anastasio Serrano Rubio, cura párroco de la Real de San Miguel y San Julian, Director espiritual de la citada Orden y Rector de dicha iglesia de San Benito, previamente autorizado por el Excmo. Sr. Don Antonio María de Cascajares y Azara, Arzobispo de esta Archidiócesis, que se dignó aceptar el título de Director espiritual honorario de la V. O. T. de Nuestra Señora del Carmen en Valladolid, reconcilió el templo con las preces de ritual y con la solemnidad y grandeza que imprime á todos sus actos nuestra sacrosanta religión .

Inmediatamente se celebró por el mismo señor la primera Misa rezada, disparándose al tiempo de alzar tres bombas reales, como así se hizo también al comenzar la reconciliación, para anunciar al pueblo el importante suceso que se realizaba
[…]”.


El mismo día, á las cinco y media de la tarde, con una concurrencia verdaderamente extraordinaria que llenó por completo las dilatadas naves del templo, á los majestuosos acordes de la Marcha Real, ejecutada por las bandas de música de los regimientos de infantería de Toledo y de Isabel II, y en medio del ansia y expectación general del pueblo, que esperaba impaciente instante tan sublime y conmovedor, se alzó el velo que cubría la veneranda imagen de la Reina del Carmelo, y apareció esta rodeada de luces, en lo más elevado del altar mayor y radiante de esplendor y de hermosura. […]”.



Ya al mes siguiente, el domingo 21 de mayo de 1893, hay anuncios en la prensa de celebración de cultos mensuales de la V.O.T. en San Benito, con procesión por el interior del templo.


En la Festividad de Nuestra Señora del Carmen, 16 de julio de 1893, tuvo lugar la primera procesión del Carmen de la V.O.T desde San Benito. A las seis de la tarde hubo exposición de S.D.M., Estación, Rosario y seguidamente salió la procesión con el recorrido: Malcocinado, Conde Ansurez, Guadamacileros, Damas, Rosario, Alonso Berruguete, Angustias, Cantarranas, Platerías, Especedería, Rinconada en dirección al templo. El anuncio de estos actos menciona que una vez llegado al templo se hará la Reserva y se cantará la Salve a Nuestra Señora.


El 2 de enero de 1897 regresan a la ciudad los PP Carmelitas Descalzos y toman posesión de la iglesia el día 5 del mismo mes.


A principios del siglo XX, la imagen de Nuestra Señora del Carmen fue sometida a un proceso de restauración en Valencia por el escultor José Romero Tena, saliendo ya restaurada en 1903.


Diversos regalos, fruto de la devoción que despertó esta advocación e imagen concreta, aparecen en las crónicas de la época. Así, en 1910, doña Ceferina Minguela, Priora de la Orden, doña Feliciana Linazasoro, subpriora, y doña Telesfora Valentín, camarera de la Virgen, donaron a la Orden Tercera una artística «gloria» que servía de trono a la imagen.


En la crónica de 1911 se menciona un nuevo regalo debido a las tres señoras citadas anteriormente: “la magnífica corona que lucía la Virgen del Carmen en la procesión, ha sido regalada por las señoras doña Feliciana Linazosoro, priora; doña Telesfora Valentín, subpriora y doña Ceferina Minguela” (Diario Regional, 17 de julio de 1911). Aunque unos días más tarde (19 de julio de 1911) aparece publicado en el mismo Diario, que la corona había sido regalo de doña Feliciana Linazosoro y doña Ceferina Minguela, y que en esta ocasión no era de doña Telesfora Valentín, de la que se destaca que en otras ocasiones había mostrado su generosidad.


La labor de Feliciana Linazosoro prosigue en los años sucesivos. Por ejemplo, en 1917, aparece reseñado: “El altar donde se halla colocada la imagen de la Madre del Carmelo, se halla adornado con profusión de flores y luces, demostrando el arte y gusto de las señoras doña Perfecta Martín y doña Feliciana Linazasoro, camareras de la Virgen”.


En aquel mismo año, la Imagen de Nuestra Señora del Carmen estrenaba unas nuevas andas adquiridas por la Orden Carmelitana de esta ciudad. Una descripción de las mencionadas andas aparece publicada en el Diario Regional del 1 de julio de 1917, “artísticas andas formadas por un templete de estilo ojival con cinco remates, el del medio más elevado que servirá para colocar a la Santísima Virgen, y los cuatro restantes para soportar cuatro magníficas alegorías formadas por ángeles, talladas en madera; dos de las cuales llevan en sus brazos almas que salen del purgatorio por la intercesión de Nuestra Señora mediante su santo escapulario, y formadas las otras dos, por ángeles también bellísimos, una de las cuales ostenta los atributos de realeza y poderío de la Reina del Carmen, y la otra en actitud de lanzarse a volar por el mundo, reparte escapularios redentores.
A los lados de las andas en magnificas cartelas se leen las promesas consoladoras «El que muera con mi escapulario no se condenara» (palabras de Nuestra Señora a San Simón Stock) y «Sacaré del purgatorio al que muera con mi escapulario, el sábado siguiente después de su muerte» (palabras de Nuestra Señora a S.S. Juan XXII).
Complementan la riquísima ornamentación cuatro artísticos y caprichosos aparatos metálicos de estilo gótico, debidamente dispuestos para llevar veinte potentes focos eléctricos que conviertan el trono de María Inmaculada del Carmen en refulgente ascua de oro que ilumine la mente e encienda en amores divinos el corazón del sus Terciarios y devotos
”.

Según dicho artículo “es la más acabada que posee Valladolid, capaz de dar fama de eximio artista, si no la tuviera ya conquistada a su autor el conocidísimo maestro de escultura religiosa, don Francisco Font, de Madrid”.


Respecto a estas andas o carroza, fue también utilizada por la Cofradía del Santo Sepulcro, establecida en la misma Iglesia Conventual, para portar la imagen de Nuestra Señora de la Alegría en la mañana del Domingo de Resurrección (se pueden ver fotografía en la web de la Cofradía del Santo Sepulcro y Santísimo Cristo del Consuelo). Además, en 1953, procesionó en ella la imagen de San Juan Bautista de la Salle, desde la S.I. Catedral de Valladolid hasta el Colegio de Nuestra Señora de Lourdes. En la actualidad se puede ver en Medina del Campo, en la que se ha portado tanto la imagen de María Milagrosa como la de Nuestra Señora del Carmen, de ambas se pueden encontrar videos y fotografías en internet).


Con el fin de conservar en mejores condiciones la imagen tallada por Claudio Cortijo, la V.O.T. del Carmen decidió contar con una nueva imagen procesional. El encargado de realizarla será el escultor Francisco Font i Pons. El contrato se formalizó en febrero de 1931, estando ya finalizada la imagen el 22 de junio de 1931, estrenándose en procesión del 16 de julio del mismo año. Desde 1932 y hasta 1937, la procesión se hizo cada 16 de julio con esta imagen por el interior de la iglesia. Cuando se reanudaron las procesiones, en 1938, salió la de Claudio Cortijo, como en los años sucesivos, si bien es cierto que en algunas ocasiones alternaba con la imagen de Font i Pons. Esta imagen de Francisco Font, que puede verse en la iglesia el día del Carmen (16 de julio) fue restaurada en 2010 por Andrés Álvarez Vicente (quien en 2006 restauró la imagen de Claudio Cortijo) y Víctor Alonso Fox. También se la pudo ver en la calle, en el altar que se instaló en la fachada de San Benito El Real, el día 3 de octubre de 2009, al paso de la Procesión Jubilar que se organizó con motivo de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de las Angustias.

Nuestra Señora del Carmen (Detalle).
Francisco Font i Pons e hijo, 1931.
Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid.
Nuestra Señora del Carmen.
Francisco Font i Pons e hijo, 1931.
Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid.




Cultos

En cuanto a cultos podemos destacar:

Cultos mensuales.- En ocasiones se han celebrado el tercer domingo de mes y en otras el 16 de cada mes.
Participación en la Procesión del Corpus Christi y otras procesiones generales. Además de las funciones que se organizaban en San Benito El Real.
Novena del Carmen.- El día 7 de julio al anochecer, como preparación al inicio del Novenario se cantaba solemne salve. La novena se desarrollaba del 8 al 16 de julio, terminando con la procesión.
Jubileo Carmelitano.- Desde el mediodía del día 15 de julio hasta la postura del sol del 16, Fiesta de Nuestra Señora del Carmen. Se conseguía visitando cualquiera de estas iglesias: San Benito, Santa Teresa, Carmelitas del Museo, Mantería y Campo Grande. Los requisitos eran confesión, comunión y dolor de sus pecados y orar por las intenciones del Romano Pontífice (condiciones de la Porciúncula). Esta indulgencia plenaria era aplicable también a los difuntos.
Procesión de Nuestra Señora del Carmen (16 de julio).- Desde 1893 a 1966 por las calles, luego, durante unos años, por el interior del templo.
Mes de Julio (consagrado a Nuestra Señora del Carmen).- Cultos por la mañana y tarde. Rosarios, Eucaristías, ejercicio del mes, exposición del Santísimo.
El día 31 de julio se celebraba la Fiesta de la Despedida a la Virgen del Carmen, como ejemplo, publicado en Diario Regional, 30 de julio de 1911. “Por la tarde á las seis y media, al descubrirse la imagen se cantará A vos Reina venimos. A continuación santo rosario, ejercicio del mes, sermón por el R.P. Gregorio de la V. del Carmen, salve y despedida.”
Novena de Ánimas.- En el mes de noviembre.


Durante algunos años tuvo parte activa en algunos actos con motivo de la celebración de la Romería de Nuestra Señora del Carmen de Extramuros. Como ejemplo, se transcribe los de 1966, aunque se repite otros años: Diario Regional de 27 de mayo de 1966 (pág. 12) “la V.O.T. del Carmen y Cofradía del Carmen (San Benito) suplica a todos sus hermanos que asistan con escapulario a la iglesia de San Benito para rendir homenaje a la Santísima Virgen del Carmen (Extramuros) a su llegada en procesión solemne, a dicha iglesia, en la cual se cantará la salve en su honor, a las ocho de la noche de mañana sábado, día 28”.


Desde entonces, como en la actualidad, la V.O.T. del Carmen y Cofradía del Carmen siguen celebrando los cultos en honor de su Titular, con ejercicio del mes de julio, novena del 8 al 16 de julio y otra como función de Ánimas en el mes de noviembre.


sábado, 28 de abril de 2012

Asociación Josefina, en la Iglesia Conventual de San Benito El Real


Glorioso Patriarca San José (Salvador Vicent, 1942).
Asociación Josefina.
Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid.


Fundada y dirigida por los Padres Carmelitas Descalzos en 1897, tras la restauración de la vida conventual en San Benito El Real.

Hay constancia que el año anterior se adquiere una imagen de San José para esta Iglesia, que no parece ser la que se expone al culto actualmente, que como veremos posteriormente es obra del escultor Salvador Vicent.

Esa primera imagen, la de 1896, es a la que se referirá Casimiro González García Valladolid (la sitúa en la primera capilla del lado del Evangelio), y probablemente sea la que participaba por esas fechas en la Magna Procesión Carmelitana del 16 de Julio. Así en la crónica de dicha procesión, publicada en El Norte de Castilla de 17 de julio de 1902 se indica que “En la comitiva figuraban las imágenes de San Antonio, Santa Teresa, San José y la Virgen del Carmen. Banda de música del regimiento de Toledo. Abría la marcha una sección de la guardia municipal de caballería”.

En cualquier caso, la imagen del Patriarca se convertirá en las una de las imágenes habituales en dicha procesión, como se puede ver en las crónicas de años sucesivos.

En cuanto a los cultos de la Asociación Josefina comenzaremos por indicar que celebraba sus cultos mensuales los primeros miércoles de cada mes. Por otro lado, también en cuanto a cultos se refiere, hay noticias de la celebración de las fiestas de los Desposorios de José y María, la Solemnidad del Patriarca San José, la Fiesta del Patrocinio de San José y la de San José Obrero, precedidas de diversos cultos o ejercicios piadosos, tales como los Siete Domingos de San José (devoción que aún se mantiene en la Iglesia Conventual de San Benito El Real), Triduos o Novenarios. Como nota curiosa mencionar que en 1926 los días 23, 24 y 25 de abril celebraron triduo a San José y colocaron “sobre la frente del Santo una corona de perlas y piedras preciosas que denotan sus excelsas virtudes”.

El 19 de marzo de 1943 tuvo lugar la ceremonia de bendición, en San Benito El Real, de la bandera de la Sección de Caballeros de la Asociación Josefina, siendo la madrina la excelentísima señora Doña Pilar Lizasoain de Solchaga; la bandera fue bendecida por el provincial de los Carmelitas Descalzos de la Provincia de Castilla. (D.R. 19/03/1943, pág. 2).

De ese mismo año, y gracias al anuncio y la crónica publicadas en el Diario Regional de 16 y 18 de mayo de 1943 respectivamente, conocemos más detalles de cómo celebraba la Asociación Josefina por aquellas fechas la fiesta del Patrocinio de San José. El día en cuestión, por la tarde, organizó una procesión que saliendo desde la Iglesia Conventual de San Benito El Real siguió por Zarandona, Conde Ansurez, Platerías, Fuente Dorada, Canovas del Castillo, Regalado, General mola, Santiago, Plaza Mayor y Jesús.

Por su parte, en la crónica se indica que se impuso la medalla de presidente de honor de la Asociación Josefina al excelentísimo señor don José Solchaga y Zala, Capital General de la 7ª Región; y de asociada de honor a la excelentísima señora doña Juanita Vázquez de Romojaro. Destaca, en cuanto a datos relativos a la imagen, que iba sobre riquísima y artística carroza, y que dicha imagen de San José es obra de don Carmelo Vicent medalla de oro en la exposición nacional del último año. Debe referirse a Carmelo Vicent Suria (Carpesa, Valencia, 13 de noviembre de 1890 - † Valencia, 10 de noviembre de 1957), que en 1941 obtuvo la Primera Medalla de la Exposición Nacional por su talla La Piedad. No obstante, sucesivas monografías sobre el Convento de San Benito El Real dan como nombre del autor de la imagen de San José que se venera en dicho templo a Salvador Vicent, siendo realizada en 1942.

En esta crónica también se señala que con motivo de esta fiesta vuelve a celebrarse la procesión del Círculo Católico de Obreros que se suspendió hace 13 años y que fue desde la Iglesia del Sagrado Corazón y San Ignacio de Loyola al Santuario.

Este recorrido normalmente se mantiene en las procesiones de las que hay constancia en años sucesivos, las cuales se celebran ya sea en la Fiesta del Patrocinio de San José o en la Fiesta de San José Obrero (1 de mayo).

Hasta ahora, el último año del que se ha encontrado noticias de la Procesión es 1966. Por este motivo de transcribe el anuncio de cultos y procesión publicado en el Diario Regional de 22 de abril de 1966: “En San Benito. Novena que la Rama Femenina de la Asociación Josefina dedica a San José, del 22 al 30 de abril, por la mañana a las 9, misa armonizada. A las 20:00 exposición, rosario, ejercicio de la novena, sermón y reserva. Predica el R.P. José de Jesús María. El domingo, 1 de mayo, festividad de San José Obrero, a las ocho y media de la tarde, saldrá la procesión con la imagen de San José que recorrerá las calles de Francisco Zarandona, Conde Ansurez, Platería, Lonja, Lencería, Plaza Mayor y Jesús.”

Por lo que hemos podido ver hasta ahora, la Asociación Josefina, contaba con tres ramas: Sección de Caballeros, la Rama Femenina y la Juventud Josefina, fundada en la década de los 40 por el P. José Antonio Carrasco del Niño Jesús y que desarrolló numerosas actividades hasta 1984. En el seno de esta última rama se fundará la Cofradía del Santo Sepulcro, erigida el 20 de diciembre de 1945 (desde 1994 la denominación de esta Cofradía es Cofradía del Santo Sepulcro y Santísimo Cristo del Consuelo).

Un último apunte en cuanto a cultos de la Asociación Josefina, y es que también organizaba junto con la Comunidad Carmelita, Triduos en honor de Nuestra Señora de Fátima, como se puede ver en mayo de las décadas de los 50, 60 y 70 del siglo XX, en conmemoración de la primera aparición, esto es, el 13 de mayo. A este respecto, conviene resaltar que esta imagen de Nuestra Señora de Fátima de la Conventual de San Benito El Real fue la primera que de esta advocación recibió culto en Valladolid. Actualmente esta imagen se conserva en el coro de dicho templo conventual.

La Asociación Josefina continua vigente en San Benito El Real, destaca en la organización de los Siete Domingos de San José (ejercicio piadoso en el que se recuerdan los Dolores y Gozos del Patriarca, durante los siete domingos que preceden a la fiesta del 19 de marzo) y la novena en honor de San José, como preparación a su fiesta de marzo.

La imagen de San José presidió uno de los altares en la Procesión del Corpus Christi de 2013, levantado por la Cofradía del Santo Sepulcro y Santísimo Cristo del Consuelo, estaba ubicado bajo la balconada del Ayuntamiento de Valladolid.


miércoles, 25 de abril de 2012

Pía Asociación de San Elías



Otra de las Asociaciones establecidas en la Iglesia Conventual de San Benito El Real, bajo la dirección de los RR.PP. Carmelitas Descalzos, formada por señoras viudas.


Su fundación se puede datar en los primeros años del siglo XX. Existen unos estatutos publicados en 1906, por imprenta La Minerva, de Valladolid, así que en torno a esta fecha podremos poner su fundación en Valladolid.


Era una Asociación no sólo con fines religiosos, de tributar culto al Profeta, además tenía un carácter asistencial entre sus asociadas, todas ellas, como se ha indicado señoras viudas. Sus estatutos recogen los requisitos para la entrada, órganos de gobierno y organización de la asociación, derechos y obligaciones de las asociadas, cultos, etc.

Destaca:

La explicación del motivo por el que se elige a San Elías como protector de las viudas: Buscado Elías por el rey Achab de Israel para acabar con él, el Profeta tras estar un tiempo en la orilla del torrente Carith, marcha y se establece en la ciudad de Sarepta, donde vivió con una mujer viuda y el hijo de ésta. Dicho joven enfermó y murió. A las suplicas de la mujer por su hijo, Elías rogó a Dios por su vuelta a la vida, hecho que sucedió. Así quedó esta viuda favorecida por Dios por mediación de San Elías, ya sea proporcionándola alimento en tiempo de necesidad general y resucitando al hijo difunto.

La organización de la Asociación: La Asociación tendrá un Padre Director ó Superior, Presidente, Vicepresidenta, Secretaria, Vicesecretaria, Tesorera, Vicetesorera, Directora General de Coros con su Auxiliar ó Vicedirectora, Directora particulares de los coros cada uno de los cuales constará de 10 asociadas, Camarera ó Sacristana, 2 Discretas y 2 Enfermeras.

El órgano de gobierno: Varias clases de juntas: 1.ª la del Consejo; 2ª. La Directiva; 3.ª la de Celadoras; 4.ª la General (una en el mes de junio, a ser posible el día 20, y otra el 2 de febrero, fiesta de la Purificación de Nuestra Señora u otro día dentro de su octava).

Los derechos y obligaciones: Tomar como modelo que imitar a la Santísima Virgen que también pasó por el estado de la viudez, y á alguna Santa que los fuera en su viudedad, como, por ejemplo, la Beata María de la Encarnación, Carmelita descalza; Implorar el patrocinio del Gran Celador de la gloria de Dios, el Santo Profeta Elías, al cual la Asociación elige por su Patrono y Protector, tributándole cultos especiales y profesándole una devoción verdadera; Prestarse mutuos auxilios, así en lo espiritual, como en lo temporal, para poder sobrellevar mejor las amarguras propias de la viudez. Sufragios por las asociadas fallecidas.

Los cultos: Cada día las asociadas rezarán a San Elías un Padre Nuestro, una Ave María y un Gloria Patri con la antífona y oración propias del Santo. Con carácter mensual, el día 20 de cada mes, misa rezada y comunión, plática y un Padre Nuestro, una Ave María y un Gloria Patri por los difuntos esposos de las asociadas y otro tanto por cada una de estas que hayan fallecido desde el día 20 del mes anterior. Por otro lado, el día 20 de julio fiesta del Santo Patrono de las Asociación que se celebrará con toda la solemnidad posible. Se indica que las asociadas pertenecen como cofrades a la orden carmelitana, por ese motivo deberán asistir cuando sea posible a la Iglesia de San Benito, en especial a las fiestas de la Virgen del Carmen, Patrocinio de San José, San Elías, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Beata María de la Encarnación (18 de abril), Todos los Santos de la Orden del Carmen (14 de noviembre) y Conmemoración de los Difuntos de la misma Orden (15 de noviembre).


Finalmente recoge las preces y la ceremonia de entrada en la Asociación.


La imagen de San Elías participó también en la Magna Procesión Carmelitana del 16 de julio que partía de esta Iglesia Conventual. No obstante, hay que hacer consta que no se trata de la imagen que se encuentra actualmente al culto en el templo, procedente del desaparecido convento del Carmen Calzado de Valladolid, si no que se trata de otra imagen que se encuentra al presente en el coro de la iglesia, bendecida y estrenada el 16 de julio de 1908. Así lo indica Casimiro González García Valladolid en su Compendio histórico-descriptivo y guía general de Valladolid, (1922), que el 14 de julio de 1908 “Llega el Ilmo. Mons, FR. Aurelio Torres de la Virgen del Carmen, obispo de Cienfuegos, Cuba, Carmelita Descalzo, para asistir a la función en la iglesia de San Benito el Real el día 16, donde bendijo la nueva imagen de San Elías, Profeta; celebró la misa de pontifical y presidió la solemne procesión de la tarde en honor de la Santísima Virgen del Carmen, dando a la vuelta la bendición papal a los fieles” (pág. 304).


Sobre la procesión de este año, recogemos los datos proporcionados por el Diario Regional de 26 de junio de 1908, en cuanto al horario y recorrido, estando anunciado que saldría a las seis y media de la tarde, cantándose la Letanía y con el siguiente recorrido: Malcocinado, Conde Ansúrez, Platería, Quiñones, Duque de la Victoria, Constitución, Santiago, Plaza Mayor, Manzana, Rinconada a San Benito, donde una Padre carmelita daba la Bendición Papal.


Este recorrido volvió a publicarse en el mismo diario del jueves 16 de julio de 1908, añadiéndose que “en ella figurará la nueva imagen de San Elías”.


La imagen en cuestión se pudo ver recientemente en un video publicado en la web de El Norte de Castilla, bajo el título “San Benito el Real, el faro de la historia” parte I dentro de la serie “En el interior del tiempo”, al que se hizo en referencia en una pasada entrada de este mismo blog (enlace).


Por otro lado, y gracias a la iniciativa del Ayuntamiento de Valladolid de mostrar los fondos del Archivo Municipal de Valladolid, podemos ver una fotografía (años 70 del siglo XX, es preciso recordar que el grupo de la Anunciación referido, fue encontrado en el año 1972, al desmontar un retablo de la Iglesia de San Benito), con la signatura ONXZ 00501 – 002, en la que se aprecian distintas imágenes de la Iglesia Conventual de San Benito el Real. En el centro aparece el grupo de Anunciación (expuestas al culto en la Capilla del Doctor Daza). A la izquierda, la imagen de Santa Teresa de Jesús (Francisco Font i Pons) que la que se trató al hablar de la Hermandad Teresiana Universal. A la derecha, las imágenes de San Juan de la Cruz (del mismo escultor) y en el rincón, la imagen de San Elías Profeta (1908) portando en una de sus manos un estandarte con una imagen de la Inmaculada, no apreciándose si portaba más atributos en la otra mano.


No sería tampoco muy arriesgado el pensar que el autor de la mencionada talla sea nuevamente Francisco Font i Pons.



lunes, 23 de abril de 2012

San Juan de la Cruz, Iglesia Conventual de San Benito El Real


San Juan de la Cruz.
(Francisco Font i Pons, inicios siglo XX).
Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid.


Siguiendo con las imágenes que formaban en la Magna Procesión Carmelitana que se celebraba el 16 de julio desde la iglesia conventual de San Benito El Real, hoy es el turno de la tercera de las imágenes, tras el Niño Jesús de Praga y Santa Teresa de Jesús, siendo la de San Juan de la Cruz.

Parece ser que la primera vez que la representación de este Santo forma parte de la procesión es en el año 1903. En aquella ocasión, gracias a la crónica aparecida en El Norte de Castilla del día 18 de julio de 1903, se menciona que “este año figura por primera vez una hermosa escultura de San Juan de la Cruz, y la Virgen del Carmen restaurada por el Señor Romero de Tena”.

A partir de ese momento se convierte en una de las imágenes habituales de la procesión. Si bien es cierto que conviene hacer alguna precisión, y es que no siempre ha salido la misma imagen. Al menos hay constancia de dos distintas, una la que actualmente se encuentra en la iglesia, obra probable de Francisco Font i Pons, escultor que tan prolíficamente trabajó para la Orden de los Carmelitas. Por otro lado, gracias a una fotografía de la procesión celebrada el 16 de julio de 1929 se aprecia una imagen distinta, en este caso de vestir, probablemente procedente del Convento de Santa Teresa de Valladolid, precedido por un estandarte que parece de carácter sacramental, tal vez de la Real y Pontificia Asociación Adoración Reparadora de las Naciones representadas en Roma, también establecida en dicho templo conventual de San Benito.

San Juan de la Cruz (Detalle).
(Francisco Font i Pons, inicios siglo XX).
Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid.


Como curiosidad diremos que en torno a la imagen se produjeron varios sustos e incidentes en los primeros años del siglo XX. El primero de ellos se produce en 1906, así lo recoge la prensa de la época “Al regreso de la procesión, se produjo dentro del templo de San Benito gran alarma y peligrosa confusión, originadas por haberse incendiado un arco del altar de San Juan de la Cruz, al lado del Evangelio. Aunque fue sofocado a los pocos momentos de iniciarse el pequeño incendio, sufrieron grandes sustos las señoras, una de las cuales fue acometida de intenso sincope, siendo auxiliada en la sacristía del templo”.

El segundo se produce en el año 1917, las versiones ofrecidas en la prensa difieren entre si como se puede observar a continuación:

El Norte de Castilla, 17 de julio de 1917.- Un incidente: Al llegar la procesión a la calle del Conde Ansúrez, la imagen de San Juan de la Cruz cayó de las andas, y esto ocasionó algunos gritos de los que lo presenciaron, gritos que se aumentaron al oirse el ruido que se produjo al caer al suelo la sagrada imagen, y que dieron motivo á que las mujeres creyesen que se trataba de un petardo, lo cual ocasionó una leve alarma que produjo algunos sustos y carreras. Conocida la verdad de lo sucedido, se restableció la calma, continuando después la procesión con toda tranquilidad y sin el menor incidente, hasta el regreso á la iglesia.

Diario Regional, 17 de julio de 1917.- Poco después de salir de la iglesia la imagen de San Juan de la Cruz, a uno de los jóvenes que llevaba se le cayó la horquilla para descansar en las paradas, instintivamente se agacha a recogerla ladeándose las andas sin llegar a caerse por haberlas sostenido los otros tres jóvenes que la llevaban.


domingo, 15 de abril de 2012

Hermandad Teresiana Universal en Valladolid


Transverberación de Santa Teresa de Jesús
Francisco Font i Pons, h. 1900.
Sacristía de la Iglesia Conventual de San Benito El Real.
Valladolid.

Varias fueron las Hermandades, Cofradías y Asociaciones establecidas en la Iglesia Conventual de San Benito El Real. Hace unos meses se trataba de la Archicofradía del Milagroso Niño Jesús de Praga, cuya imagen se venera en dicho templo conventual.

En esta ocasión tratamos de la Hermandad Teresiana Universal, establecida en Valladolid en 1899. Sin embargo, antes será preciso conocer un poco el origen de esta Hermandad, su historia, fines, etc.

Puede asegurarse que la figura más importante en este empeño es la del sacerdote San Enrique de Osó y Cervelló (Ginebra, Tarragona, 16 de Octubre de 1840 – † Gilet, Valencia, 27 de enero de 1896), quien en un retiro en 1873 en el Desierto de Benicasín de Las Palmas, fue inspirado por la propia Santa para creación de la Archicofradía de la Hermandad Teresiana. Comenzó una serie de viajes hasta los lugares teresianos más importantes (Ávila y Alba de Tormes), y durante esos años se fueron creando cofradías teresianas por diversas ciudades españolas.

La Hermandad Teresiana Universal surge como fruto de la Peregrinación Teresiana a Alba de Tormes (Salamanca) en agosto de 1876, coincidiendo con las fiestas de la Transverberación. En aquellas fechas, concretamente el 27 de agosto de 1876, quedó constituida la Hermandad de Santa Teresa de Jesús en Alba de Tormes. Terminadas estas fiestas D. Enrique de Osó se reunió con el obispo de Salamanca D. Narciso Martínez Izquierdo, estableciendo las bases de lo que habría de ser la Hermandad Teresiana Universal.

Para pertenecer a la Hermandad Teresiana Universal era necesario reunir dos requisitos:
1º. Podrán pertenecer a esta Hermandad todos los católicos sin distinción de clases ni condiciones, que quieran promover la gloria de santa Tersa de Jesús.
2º. Todos los Hermanos rezarán cada día un Padrenuestro a santa Teresa de Jesús con la siguiente jaculatoria: "Santa Teresa de Jesús, ruega por nosotros, por la Iglesia y el Sumo Pontífice".

Y dicha Hermandad tiene desde sus inicios tres fines fundamentales:
  1. Estudio de Santa Teresa de Jesús por sus obras.
  2. Imitación de las virtudes de la Santa.
  3. Promoción del culto y devoción de santa Teresa de Jesús: Para ello, entre otros aspectos, se destacaba la celebración solemne de las fechas de 27 de agosto y 15 de octubre; organizar cultos mensuales en su honor el 15 de cada mes (en Valladolid encontraremos que es frecuente que estos cultos se celebren el cuarto domingo de mes).
Nuevamente es Casimiro González García Valladolid en su obra Compendio histórico-descriptivo y guía general del Valladolid (1922), Imprenta Casa Social Católica, 1922, quien proporciona el dato del establecimiento de esta asociación en Valladolid, así indica que el día 27 de octubre de 1899 tuvo lugar la “erección canónica de la Hermandad Teresiana Universal en la iglesia conventual de San Benito el Real” (pág. 350).

Por aquellas fechas se adquiriría la imagen de la Santa, encargada al escultor Francisco Font i Pons. De nuevo, González García Valladolid, menciona una representación de la Santa en los siguientes términos: “Luego ha dedicado á San José la primera capilla de la nave del evangelio y la segunda a Santa Teresa de Jesús, colocando en ellas una estatua de aquel Santo y una bellísima escultura moderna de la mística Doctora en éxtasis”. (Valladolid, Recuerdos y Grandezas, Tomo II. Pág. 483).

La Imagen de Santa Teresa de Jesús a que hace referencia representaría el episodio de la Transverberación, el cual se transcribe a continuación:

Relato de la Transverberación:
“Quiso el Señor que viese aquí algunas veces esta visión: veía un ángel cabe mí hacia el lado izquierdo, en forma corporal, lo que no suelo ver sino por maravilla; aunque muchas veces se me representan ángeles, es sin verlos, sino como la visión pasada que dije primero. En esta visión quiso el Señor le viese así: no era grande, sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan encendido que parecía de los ángeles muy subidos que parecen todos se abrasan. Deben ser los que llaman querubines, que los nombres no me los dicen; mas bien veo que en el cielo hay tanta diferencia de unos ángeles a otros y de otros a otros, que no lo sabría decir. Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Este me parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas. Al sacarle, me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios. Era tan grande el dolor, que me hacía dar aquellos quejidos, y tan excesiva la suavidad que me pone este grandísimo dolor, que no hay desear que se quite, ni se contenta el alma con menos que Dios. No es dolor corporal sino espiritual, aunque no deja de participar el cuerpo algo, y aun harto. Es un requiebro tan suave que pasa entre el alma y Dios, que suplico yo a su bondad lo dé a gustar a quien pensare que miento”
Libro de la Vida, Cap 29, 13


En efecto, se representa a la Santa arrebatada en éxtasis, sobre una nube, con los brazos extendidos, con la cabeza ladeada al lado izquierdo y los ojos elevados a lo alto. Sobre su hombro izquierdo aparecería un pequeño ángel (un Querubín, según el relato) sosteniendo con ambas manos un dardo en forma de flecha, dirigido al corazón de la Santa.

Dicha imagen, tras un proceso de restauración concluido en 2010 se encuentra expuesta en la Sacristía de la Iglesia Conventual de San Benito El Real, aunque se ha perdido el “Querubín”.

El mismo modelo fue utilizado por el mismo escultor para otras imágenes del mismo tema. En este sentido cabe destacar la imagen titular de la Cofradía de la Transverberación del Corazón de Santa Teresa de Jesús, fundada en Ávila en el año 1906, imagen donada por D. José Manuel Ruiz de Salazar y Usátegui en 1907, en memoria de su difunta esposa Doña Teresa de Lezaeta y Soria, imagen encargada el 5 de diciembre de 1906, entregada a la Cofradía el 27 de julio de 1907, siendo bendecida por D. Joaquín Beltrán y Asensio, Obispo de Ávila, el 28 de julio de 1907 en la Iglesia de San José (MM. Carmelitas Descalas) saliendo por primera vez en procesión ese mismo día. Sobre los datos de esta cofradía e Imagen: Documentos relativos a la fundación y constitución canónica de la cofradía de la Transverbación del Corazón de Santa Teresa de Jesús establecida en la ciudad de Ávila. Ávila, 1909 (Establecimiento tipográfico de Benito Manuel). (La Imagen se puede ver en el siguiente enlace)
También se puede poner en relación con la que se encuentra en el Convento de la Encarnación de Baeza, Jaén (ver imagen)

Esta imagen era una de las seis tallas que habitualmente formaban parte de la Magna Procesión Carmelitana que se celebraba en San Benito El Real cada 16 de julio (recordemos que eran: Niño Jesús de Praga, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Profeta Elías, San José y Nuestra Señora del Carmen). Gracias a las plantas de procesión, crónicas y fotografías publicadas tenemos referencias de ello, así como mencionar algunos detalles de sus andas, sencillas, parece apreciarse que son en su color (madera), con algún adorno o aplique en dorado, cuatro varales al frente atravesando longitudinalmente las andas (en las paradas se sujetaban mediante horquillas). En el frente se presenta el escudo de la Orden Carmelita. Durante la procesión iba escoltada por el Ejército (es Patrona del Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra desde 1915). Aunque hay constancia que diversos cuerpos militares han acompañado a esta procesión, como veremos al tratar de la Procesión de Nuestra Señora del Carmen de San Benito El Real. Precedía a la imagen un estandarte, en cuyo centro se mostraba un ovalo con la efigie que representa este misterio, rodeado de motivos vegetales.

Además de los cultos mensuales referidos anteriormente y de su participación en la procesión del 16 de julio, la Hermandad Teresiana Universal organizaba también novenas preparatorias a la fiesta de la Santa del 15 de octubre, celebrando al día siguientes (16 de octubre) una Eucaristía por los Hermanos difuntos. Hay constancia de la veneración de la reliquia de la Santa los días 15 y 31 de octubre.

La imagen contó en San Benito con su propio altar, encontramos noticias de uno realizado en 1941 obra de García Maestro, al fondo se representaba el convento de la Encarnación de Ávila. En el sagrario, la puerta de San Vicente.

Como último apunte podemos mencionar la existencia de medalla de la Hermandad Teresiana Universal, en el anverso se ve a la Santa como escritora, dentro de una hornacina, sosteniendo un libro en la mano izquierdo y una pluma en la derecha, mirando a lo alto. A su lado aparece un ángel o un Querubín, sosteniendo en sus manos un corazón, en probable referencia al episodio de la Transverberación. En el reverso aparece el corazón atravesado por un dardo o flecha y bajo éste dos escudos, uno de la Orden Carmelita, mientras que el otro es el "escudo de armas de Santa Teresa de Jesús" como se puede ver en la obra "Santa Teresa: Patrona del Cuerpo de Intendencia Militar" obra de Emilio Sánchez, Tipografía y Encuadernación de Senén Martín, Ávila, 1920 (pág. 106); dos leyendas lo completan, en la parte inferior “Hermandad Teresiana Universal” y en la parte superior “O padecer o morir”.

domingo, 8 de abril de 2012

Regina Coeli laetare,… Resurrexit, sicut dixit.

Nuestro Padre Jesús Resucitado (siglo XVI)
Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol
Valladolid


Imagen titular de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado en la Parroquia de Santiago Apóstol, fundada hacia 1564, a la que se unió la advocación de Nuestra Señora de la Alegría según propuesta presentada en cabildo general y que figura en un acta fechada el 4 de abril de 1569, siendo ratificada la nueva denominación en octubre de ese mismo año. De esta cofradía hay noticias hasta 1760.

El 23 de marzo de 1959 se refunda la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado y María Santísima de la Alegría, realizando su primera salida procesional el día 17 de abril de 1960, Domingo de Resurrección.

Esta imagen, que sigue venerándose en la Parroquia de Santiago, participó en las procesiones de Semana Santa de Valladolid hasta el año 1993.



Nuestro Padre Jesús Resucitado (atr. Francisco del Rincón, último cuarto siglo XVI)
Monasterio del Corpus Christi
Valladolid


No se conocen muchos más datos sobre esta imagen que representa a Cristo triunfante en el momento de su Resurrección, conservada en la clausura de este Monasterio dominico vallisoletano.



Nuestro Padre Jesús Resucitado (Ricardo Flecha, 1994)
Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y las Lágrimas de San Pedro.
Monasterio de Nuestra Señora Porta Coeli
Valladolid



Esta imagen, bendecida el 19 de marzo de 1994 por Mons. D. José Delicado Baeza, por entonces arzobispo de Valladolid, se estrenó en la mañana del Domingo de Resurrección de ese mismo año.

Actual imagen titular de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y las Lágrimas de San Pedro.



Resurrección de Cristo (Miguel Ángel Tapia, 1997)
S.I. Catedral Metropolitana
Valladolid



Antigua Imagen de María Santísima de la Alegría
Nuestra Señora de las Candelas (Taller de Gregorio Fernández, segundo cuarto siglo XVII)
Iglesia Parroquial de San Lorenzo Mártir
Valladolid



Desde 1961 hasta el año 1996 era la imagen que representaba a María Santísima de la Alegría en su encuentro con su Hijo Resucitado en la Plaza Mayor. Se trata de una imagen que era cedida por la Iglesia Parroquial de San Lorenzo Mártir y que en realidad representa a Nuestra Señora de las Candelas (obra de taller de Gregorio Fernández, se pone en relación con Luis Fernández Vega, segundo cuarto siglo XVII) quitando la imagen del Niño Jesús y la vela (candela) propia de esta iconografía.


Destacamos también que puede apreciarse parte de la iluminación y última peana de la carroza de la V.O.T. del Carmen, de estilo gótico, realizada en 1917 según la prensa local de aquellas fechas por el escultor Francisco Font, para la imagen de Nuestra Señora del Carmen que cerraba la Magna Procesión Carmelitana que partía de San Benito El Real cada 16 de julio.

Con algunas modificaciones se puede ver en Medina del Campo.


Agradezco la cesión de esta fotografía y su colaboración al blog  


Virgen de la Alegría (Miguel Ángel Tapia, 1997)
Cofradía del Santo Sepulcro y Santísimo Cristo del Consuelo
Iglesia Conventual de San Benito El Real
Valladolid

La Cofradía del Santo Sepulcro encargó esta talla al imaginero vallisoletano Miguel Ángel Tapia con motivo del L Aniversario de la fundación de la Cofradía.
Se presentó el día 13 de marzo de 1997 en la sacristía de San Benito El Real. Unos días más tarde, el 16 de marzo de 1997, tuvo lugar la ceremonia de bendición, oficiada por Mons. José Delicado Baeza. Realizó su primera salida procesional el día 30 de marzo de 1997, Domingo de Resurrección.
Entre los últimos meses de 2011 y los primeros de 2012, el mismo escultor ha intervenido sobre la carroza que porta la imagen en la procesión. Será uno de los estrenos del presente año 2012.



María Santísima de la Alegría (Ricardo Flecha, 2009)
Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y las Lágrimas de San Pedro
Monasterio de Nuestra Señora Porta Coeli
Valladolid



Titular mariana de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y las Lágrimas de San Pedro.

La imagen de María Santísima de la Alegría fue bendecida el 29 de marzo de 2009, en la sede de la Cofradía, por el entonces arzobispo de Valladolid, Mons. Braulio Rodríguez Plaza.

Salió por primera vez en procesión el día 23 de mayo de 2010, Domingo de Pentecostés, dentro de los actos de clausura del L Aniversario de la refundación de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado. Repitiéndose su salida el Domingo de Pentecostés de los años posteriores.
Su fiesta se celebra el lunes después de Pentecostés.