miércoles, 5 de junio de 2013

Solemnidad del Sagrado Corazón en Valladolid (I).- La Procesión del Sagrado Corazón de 1896 a 1926

Beato Bernardo Francisco de Hoyos (Talleres de Arte Granda, 2010).
Basílica Santuario Nacional de La Gran Promesa.
Valladolid.


Al tratar de la Procesión del Sagrado Corazón de Jesús en Valladolid, conviene empezar por hablar del impulsor de esta devoción en la ciudad, el considerado primer y principal Apóstol del Sagrado Corazón en España: el sacerdote jesuita Bernardo Francisco de Hoyos.


I.- Beato Bernardo Francisco de Hoyos, S.J.

Bernardo Francisco de Hoyos y Seña nació en Torrelobatón (Valladolid) el 21 de agosto de 1711. Hijo de  don Manuel de Hoyos Bravo, natural de Toro, secretario del Ayuntamiento de Torrelobatón, y doña Francisca de Seña-Juica, de Medina del Campo. Recibió el Sacramento del Bautismo el día 5 de septiembre de 1711 en la Iglesia Parroquial de Santa María en su localidad natal, con el nombre de Bernardo Francisco.
A la edad de 9 años le es administrado el sacramento de la Confirmación en Torrelobatón. Contaba con 10 años cuando fue enviado a estudiar al Colegio de los Santos Pedro y Pablo que la Compañía de Jesús tenía en Medina del Campo (Valladolid), y un año después, cuando tenía 11 años, al colegio de los jesuitas de Villagarcía de Campos (Valladolid), donde estuvo cuatro años. Fue recibido por el P. Manuel de Prado, Maestro de novicios y Rector de dicho Colegio en el noviciado de esta última localidad, el día 11 de julio de 1726; realizó los votos del bienio el 12 de julio de 1728, pasando a  continuación a Medina del Campo durante un trienio para estudiar Filosofía. De allí se trasladó, en otoño de 1731, al Colegio de San Ambrosio de Valladolid donde cursó los estudios de Teología.

El 14 de mayo de 1733, solemnidad de la Ascensión, el P. Bernardo Francisco de Hoyos, daba gracias después de comulgar, con los demás estudiantes teólogos, en el presbiterio de la iglesia del Colegio de San Ambrosio (actual Basílica Santuario de la Gran Promesa), momento en que recibe del Sacratísimo Corazón de Jesús la Gran Promesa, así descrita con sus propias palabras: Después de comulgar tuve la misma visión referida del Corazón, aunque con la circunstancia de verle rodeado de la corona de espinas, y una cruz en la extremidad de arriba, ni más ni menos que la pinta el P. Gallifet; también vi la herida por la cual parece se asomaban los espíritus más puros de aquella Sangre que redimió el mundo. Convidaba el Divino Amor Jesús a mi corazón se metiese en el suyo por aquella herida, que aquel sería mi palacio, mi castillo y muro en todo lance. Y como el mío aceptase, le dijo el Señor:”¿no ves que está rodeado de espinas y te punzarán?” que todo fue irritar más el amor que introduciéndose a lo íntimo, experimentó eran rosas las espinas. Reparé que además de la herida grande había otras tres menores en el Corazón de Jesús, y preguntándome si sabía quién se las había hecho, me trajo a la memoria aquel favor con que nuestro amor le hirió con tres saetas. Recogida toda el alma en este camarín celestial decía: Haec requies mea in saeculum saeculi: hic habitabo, quoniam elegi eam: (He aquí mi descanso para siempre: aquí habitaré, pues lo he elegido) Dióseme a entender que no se me daban a gustar las riquezas de este Corazón para mi sólo, sino para que por mi las gustasen otros. Pedí a toda la Santísima Trinidad la consecución de nuestros deseos, y pidiendo esta fiesta en especialidad para España, en que ni aun memoria parece hay  de ella, me dijo Jesús: ‘Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes.

En octubre de 1734 el P. Manuel de Prado pide dispensa de edad para que Bernardo pueda recibir la ordenación sacerdotal. Recibió las órdenes menores del subdiaconado el 18 de diciembre de 1734; en cuanto a las órdenes mayores, fue ordenado diácono el 31 de diciembre del mismo año. El 2 de enero de 1735 tiene lugar su ordenación sacerdotal en la capilla del Palacio de Fabio Nelli, por entonces residencia del obispo don Julián Domínguez de Toledo; cuatro días más tarde, el 6 de enero, celebraba su primera Eucaristía en el Colegio de San Ignacio de Valladolid.

En esta época se desata una epidemia de tifus en la ciudad, enfermedad que contrae Bernardo de Hoyos. El día 18 de noviembre de 1735, un compañero le vio tan mal que le aconsejó meterse en la cama, pues había muchos casos de la mencionada enfermedad (conocida también como tabardillo) en la ciudad que estaban ocasionando elevado número de muertes. La respuesta de Bernardo fue: "Primero quiero ir a celebrar Misa y despedirme de Jesús", parece ser consciente del poco tiempo que le resta en esta vida. En efecto, fallece sólo unos días más tarde, el martes 29 de noviembre de 1735, a los 24 años de edad. Fue enterrado en la Iglesia del Colegio de San Ignacio de Valladolid, actual Real Iglesia Parroquial de San Miguel y San Julián y Santa Basilisa. A su sepultura acudían los fieles a rezar y pasar por ella rosarios y otros objetos religiosos, hasta que, a mediados del siglo XIX, aproximadamente hacia 1858, el cuerpo fue trasladado, según la tradición, a la cripta de los Condes de Fuensaldaña.

En 1895 se incoa el proceso diocesano para su Beatificación. Esta fase concluye en 1899, siendo elevada la causa a la Santa Sede. El 12 de enero de 1996, el Beato Juan Pablo II declara la heroicidad de las virtudes del Siervo de Dios Padre Bernardo Francisco de Hoyos. En el mes de enero de 2009, S.S. Benedicto XVI firma el decreto que reconoce la curación de Mercedes Cabezas como milagro obrado por intercesión del P. Hoyos, abriendo la puerta a su beatificación. 
La Carta Apostólica por la que S.S. Benedicto XVI inscribe en el Libro de los Beatos al Venerable Siervo de Dios Bernardo Francisco de Hoyos está fechada el 10 de abril de 2010. 
En la mañana del 18 de abril de 2010 tuvo lugar la ceremonia de Beatificación del Padre Hoyos en Valladolid. 

Su fiesta se celebra el 29 de noviembre.


¿Dónde se encuentra el cuerpo del Beato Bernardo Francisco de Hoyos?
Como se ha indicado anteriormente, tras su fallecimiento, fue enterrado en la Iglesia del Colegio de San Ignacio de Valladolid, actual Real Iglesia Parroquial de San Miguel y San Julián y Santa Basilisa.

La cripta, que según la tradición contiene los restos del P. Hoyos, está en un lugar distinto en el que se han hecho todas las excavaciones (Diario Regional de 11 de marzo de 1973)
Este es el titular de la primera parte de una entrevista  llevada a cabo por María A. Viloria a Don Luis María López Guerra, coadjutor de la parroquia de San Miguel de Valladolid durante más de cuatro décadas y testigo en la causa de beatificación. Señala que las excavaciones para encontrar el cuerpo comenzaron siendo arzobispo de Valladolid el cardenal don Antonio María de Cascajares y Azara (realizadas en 1894). Después en el mes de agosto de 1915, siendo arzobispo el Cardenal don José María de Cos y Macho, se realizan nuevas y numerosas excavaciones en la iglesia y sacristía, en el transcurso de las mismas una religiosa dominica Asunción Dueñas († 1931) habría tenido una revelación sobrenatural de donde estarían los restos del Padre Hoyos, y dijo que estas excavaciones eran en vano porque aún no habría llegado la hora de encontrarlos; nuevamente se realizarán registros en 1932 y 1933, y excavaciones (en 1935) con el arzobispo don Remigio Gandásegui y Gorrochátegui, que comenzaron desde el presbiterio y siguieron diagonalmente por debajo de la escalinata del mismo.

La cripta que contiene los restos del padre Hoyos está detrás de las estatuas de los condes de Fuensaldaña, en la capilla del Relicario (Diario Regional, 13 de marzo de 1973). 
En la segunda parte de esta entrevista, don Luis M.ª López Guerra señala que se han realizado numerosas excavaciones, la mayoría en la sacristía, iglesia, lado de la epístola, altar de San Ignacio, capilla del Cristo de la Buena Muerte, en la capilla de Loreto (Magdalena) y en la de San Antonio.
Aporta un documento encontrado por don Esteban García Chico que describe el contrato entre doña Magdalena de Borja Oñez y Loyola (viuda del conde de Fuensaldaña y vizconde de Altamira don Juan Pérez de Vivero) y el arquitecto Francisco de Praves para construir la cripta, fechado el 9 de junio de 1611. Según una de las condiciones de dicho contrato, la entrada a la cripta se haría a través de la Capilla del Relicario, “por la parte de la capilleta que a de ser relicario dexa una abertura por donde entre este gueco los cuerpos de los señores condes ajustando una losa en la abertura para cerrarla de la dha piedra de navares”.
Es de destacar que las estatuas orantes de los condes son obra de Gregorio Fernández.
Finalmente menciona que una de las veces que se hizo cargo de la parroquia de San Miguel, mandó embaldosar esta Capilla del Relicario porque las tablas del suelo, alguna de distinta madera, estaban en muy mal estado y se movían.

La búsqueda ha continuado hasta la actualidad y cabe mencionar las palabras don Ernesto Postigo Pérez, vice-postulador de la causa de beatificación y canonización del Padre Bernardo Francisco de Hoyos, el 3 de septiembre de 2011 en Torrelobatón, en el transcurso de la ceremonia de bendición de una imagen del Beato con motivo del tercer centenario del nacimiento y bautizo de Bernardo Francisco de Hoyos. Anuncia que hay pistas interesantes de cara al hallazgo de la sepultura y restos del Beato.

Un año después, el 16 de noviembre de 2012 al comienzo de los actos de  Clausura del III Centenario del nacimiento del Beato Francisco de Hoyos, D. Ernesto Postigo Pérez pronuncia una conferencia titulada "En busca de los restos del Padre Hoyos", apuntando las siguientes posibilidades que se barajan en cuanto al destino de los restos del Beato:
  1. Que hacia 1874-1875 fuera llevado a una fosa común en el cementerio. Opción que se califica de improbable, ya que al gozar de fama de santidad, no se habría permitido su traslado al cementerio.
  2. Que fueran trasladados a San Benito El Viejo. Se apoya en el testimonio de una religiosa oblata, la Madre Ramona Cano, quien en su estancia en Barcelona en 1933, tuvo una revelación que la señalaba donde se encontraban los restos. Una vez en Valladolid, realizará unas excavaciones en el lugar “señalado”  donde encontrará, el 11 de junio de 1934, unos restos, que fueron analizados y que desde 1945 se conservan en depósito en el Palacio Arzobispal de Valladolid.
  3. Que esté todavía en el templo de San Miguel, que en opinión del P. Postigo, es lo más seguro.


Queda, pues, por comprobar si se está en lo cierto y en breve se pueda venerar de nuevo los restos mortales o las reliquias del Beato Padre Hoyos. Otro tema a considerar en el momento en que pueda producirse su invención (tómese este término como hallazgo) será el lugar donde definitivamente descanse o la posible realización de un sepulcro que contenga sus reliquias.


Himno al V.P. Hoyos (Letra: Manuel Lizárraga)

¿Quién dio a la España la nueva alegre de los amores del Salvador?
¿Quién fue el primero que izó la enseña ensangrentada del Corazón?
Fue el Padre Hoyos que en San Ambrosio del mismo Cristo la recibió.

Jesús le dice:”Soy de Bernardo”.
Bernardo dice: “Soy de Jesús”.
Mas sólo quiero que me regales
con las espinas y con la cruz;
pues por la herida me estás diciendo
que de ese modo me amaste Tú.

Contra ese exceso de amor al hombre
todo el infierno vendrá a luchar;
no temas, Hoyos, estoy contigo
la España a Cristo conquistarás.
Esto a Bernardo dijo el Arcángel
del fuerte ejército celestial.

Son mucho suyos los Serafines
y, a veces, ama tanto a su Dios,
que ni con ellos, aunque quisieran,
Hoyos trocará su corazón;
mas no es extraño, sin en él grabada
tiene la imagen del Redentor.

El Padre, el Hijo y el Santo Espíritu
sus complacencias tienen en ti:
Y tú en retorno de amor les pagas
con los ardores de un Serafín.
Prenda en mi pecho llama tan viva,
para que pueda de amor morir.



II.- Procesión del Sagrado Corazón de Jesús entre 1896 y 1904

Antes de entrar en el tema de la Procesión del Sagrado Corazón, es necesario destacar algunas fechas o hitos en cuanto a la propagación de su devoción y fiesta, sobre todo en la segunda mitad del siglo XIX:

El 23 de agosto de 1856, S.S. Pío IX, a petición de los obispos franceses, extiende la Fiesta del Sagrado Corazón a la Iglesia Universal, quedando fijada el viernes de octava del Corpus.

Con fecha 13 de agosto y 22 de octubre de 1886 se celebra en Valladolid y Alba de Tormes, respectivamente, la ceremonia de consagración de la provincia eclesiástica de Valladolid al Sagrado Corazón de Jesús.

Al año siguiente, día 14 de septiembre de 1887 el Papa León XIII concede que en toda la provincia eclesiástica de Valladolid se celebre, con octava, la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

En cuanto a la Procesión, conviene resaltar que en Valladolid no siempre se ha celebrado el mismo día la Festividad de su nombre: comenzó coincidiendo con ella, posteriormente pasará a celebrarse el 29 de junio, Fiesta de los Santos Pedro y Pablo Apóstoles; después de la inauguración del Sagrado Corazón de Jesús en la torre de la Catedral y como conmemoración de su aniversario, se celebrará el 24 de junio. Tras el paréntesis de los años 30 vuelve a celebrarse el 29 de junio, hasta su cambio para coincidir nuevamente con la fecha de su Solemnidad, como se hace en la actualidad. Estos cambios se irán viendo en las sucesivas entradas de este blog.

Valladolid es uno de los focos principales de irradiación del culto al Sagrado Corazón de Jesús, ya sea en celebraciones dentro de los templos, creación de asociaciones en su honor o en procesiones públicas por las calles. En las décadas finales del siglo XIX se asiste al auge de estas últimas. Parece que una de las primeras en realizarse, o muy probablemente la primera, tuvo lugar el 24 de junio de 1865, saliendo del Monasterio de las Salesas, que por entonces estaba establecido en el antiguo Monasterio de las Comendadoras de Santa Cruz (hoy conocido como Las Francesas), así lo recoge Javier Burrieza en su libro El Claustro de las Salesas (pág. 178-179).

Tiempo después y gracias a un breve apunte aparecido en el Diario Regional de 15 de junio de 1926, “Ahora se cumplen también, si no recordamos mal, los cuarenta años de la procesión que se celebró hacia 1886 con motivo de bendecir la primitiva imagen del Sagrado Corazón que ocupó el altar mayor de la iglesia, hasta 1905” sabemos de la celebración de otra procesión con motivo de la bendición de una imagen del Sagrado Corazón en el año 1886, imagen que presidió el retablo mayor de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola hasta 1905 en que fue sustituida por una nueva. Ello parece indicar que esta procesión estuvo organizada por los jesuitas o bien por asociaciones cercanas a ellos. La Compañía por aquellas fechas (1886) había hecho que inaugurar el Colegio de San José y aún tenía vinculación con la Parroquia de San Juan Bautista (antigua iglesia del Monasterio de Belén) que se mantenía en pie junto al nuevo Colegio.

Restablecida la Compañía de Jesús pasa por distintos templos para celebrar cultos y como sede de las cofradías y asociaciones que se irán formando. Estarán un tiempo en la antigua iglesia de los Premostratenses y posteriormente en la de San Juan Bautista, hasta que decidan realizar un nuevo templo. Una iglesia de estilo gótico, dedicada al Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola, que se levantaba en la calle Ruiz Hernández, donde hoy se encuentra la Iglesia del Sagrado Corazón y Residencia de los PP. Jesuitas (la iglesia actual fue inaugurada el 7 de diciembre de 1972).

La primera piedra de la antigua iglesia se colocó el día de San José, 19 de marzo, del año 1892. Obra del arquitecto Jerónimo Ortiz de Urbina. En 1893 se paralizan las obras tras la muerte del R.P. Francisco de Sales Colina († 16 de diciembre de 1893), reanudándose en septiembre de 1895. En enero de 1896 puede ser visitada por la prensa, unos días antes de su bendición, que tuvo lugar el 15 de febrero de 1896, llevada a cabo por Monseñor Gregorio María Aguirre García, Arzobispo de Burgos. Al día siguiente se celebraron los cultos de inauguración, destacando el traslado procesional del Santísimo Sacramento desde el Colegio de San José, portado por el Cardenal-Arzobispo de Valladolid Don Antonio María de Cascajares y Azara, a la nueva iglesia, este mismo día comenzó un solemne triduo de inauguración y en honor y desagravio al Sagrado Corazón de Jesús, al coincidir con los tres días de Carnaval.

Sólo unos meses más tarde se celebra la primera procesión con motivo de la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Tuvo lugar en la tarde del viernes, 12 de junio de 1896 (el día del Corpus Christi fue el 4 de junio), saliendo a las cinco de la tarde desde la S.I. Catedral. No hay muchos más datos sobre ella; a partir de la del año 1897 aparecerán publicadas crónicas más detalladas.

En 1897, la Solemnidad del Corpus Christi se celebra el 17 de junio; la Fiesta del Sagrado Corazón es el viernes 25 de junio. Los cultos se desarrollan en la Iglesia del Sagrado Corazón, destacando la misa solemne con sermón panegírico que se ofició a las 10 de la mañana. Ya por la tarde, a las 17:30 parte desde la S.I. Catedral la Procesión con el Santísimo Sacramento, escoltado por un piquete del Regimiento de Toledo, con música y cornetas. El recorrido que realizó en aquella ocasión fue: Cascajares, Regalado, Constitución, Santiago, Doña María de Molina, Plazuela de Santa Ana, Pasión, Plaza Mayor, Fuente Dorada, Orates en dirección a la Catedral, terminando en dicho templo con la solemne Reserva.
Al año siguiente, 1898, se anuncia la Procesión Solemne con el Santísimo Sacramento en honor al Sagrado Corazón de Jesús, organizada por el Apostolado de la Oración, en la Fiesta del Corazón de Jesús el viernes 17 de junio de 1898 (el Corpus Christi cayó en 9 de junio). Sale nuevamente desde la S.I. Metropolitana a las 17:30, sigue por Cascajares, Orates, Fuente Dorada, Duque de la Victoria, Alfonso XII, Regalado, Obispo, Plazuela del Duque, Francos, Ruiz Hernández y Plazuela de Santa María a entrar en la Catedral. Asisten alumnos de las escuelas católicas, los de las municipales, Hijas de María, cofrades del Sacratísimo Corazón de Jesús. La Custodia con el Santísimo Sacramento fue llevada bajo palio por el obispo auxiliar Don Mariano Cidad.

Llegados al año 1899 hay que destacar otra fecha importante: la Consagración del género o raza humana al Divino Corazón de Jesús por la encíclica Annum Sacrum, de 25 de mayo de 1899, de León XIII, consagración llevada a cabo el 11 de junio del mismo año.
En 1899, la Procesión con el Santísimo por el Sagrado Corazón, realiza la misma carrera que en 1898, (aunque no se menciona la calle Francos). Presidió la procesión el obispo auxiliar Mariano Cidad Olmos por indisposición del Cardenal. Se celebró un Solemne Triduo en la S.I. Catedral al Sagrado Corazón dispuesto por el cardenal por la Consagración del mundo al Sagrado Corazón. 
Por entonces, se cambia la fecha de la Procesión Sacramental, pasando a celebrarse a finales del mes de junio, normalmente el 29 de junio, como se ha indicado anteriormente, Fiesta de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. Pero no siempre ocurre así, ya que varía la fecha, hasta 1905; luego, desde 1906 a 1912 se celebra el 29 de junio, salvo en 1908; en 1913 el 22 de junio, y de 1914 a 1922 otra vez el 29 de junio.
En 1900 nuevamente hay referencia de Procesión con el Santísimo Sacramento, en la celebración del Sagrado Corazón de Jesús, por el Apostolado de la Oración. Lo mismo que en 1901, en la que se calcula que participaron y/o presenciaron unas 4.000 personas. El año 1902 no ofrece más novedades, la procesión con el Santísimo por las mismas calles.

En los años 1903 y 1904 el recorrido publicado en la prensa es, saliendo desde la Iglesia del Sagrado Corazón, continua por Ruiz Hernández, Plazuela de la Universidad (o Plaza de Santa María), López Gómez, Salvador, Alonso Pesquera, Plazuelas de Santa Cruz y del Duque, parte de las calles de Francos y Ruiz Hernández a la Iglesia del Sagrado Corazón, donde se imparte la Bendición con el Santísimo Sacramento y termina con la Reserva solemne.

El año 1904 será el último año en que sea una procesión, podemos decir, exclusivamente Sacramental, al año siguiente 1905 ya se incorporará la primera Imagen del Sagrado Corazón de Jesús.


III.- Procesión del Sagrado Corazón de Jesús entre 1905 y 1926

Llegados al año 1905 se anuncia como principal novedad que en la Procesión será portada, por primera vez, la nueva imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Es preciso hacer notar estos dos aspectos importantes: por un lado el dato proporcionado en la crónica de la procesión publicada el 12 de junio de 1905 en que se indica que fue sacada procesionalmente por primera vez la nueva imagen del Sagrado Corazón. Y por otro, que es una imagen nueva, estrenada ese mismo año, y probablemente realizada el mismo año de 1905.

En cuanto a esta nueva imagen, no sólo tendrá una función procesional, sino que –como señala el Diario Regional de 15 de junio de 1926- pasará a presidir el retablo mayor de la citada iglesia y actualmente se encuentra en la clausura del Monasterio de las Salesas. Esta imagen participó pocos años en la procesión, ya que en 1927 se estrena el Cristo Rey realizado por el escultor Ramón Núñez, encargado por el Apostolado de la Oración. Tal vez, la complejidad de la operación de descender la imagen del retablo mayor o para evitar su deterioro, hizo tomar la decisión de realizar este nuevo conjunto procesional. No obstante, cuando se recupera la procesión tras el paréntesis de los años 30, la imagen que presidía el retablo mayor volverá a salir en procesión durante unos años, hasta 1949, siendo sustituida al año siguiente por el Cristo Rey de Félix Granda, que se conserva en la Basílica Santuario de la Gran Promesa.

Otros datos sobre esta Procesión de 1905 es que se celebró el día 11 de junio de 1905, a las 18:30 saliendo desde la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola, continuando por Ruiz Hernández, plazuela de Santa María, Catedral, Cascajares, Cánovas del Castillo, Fuente Dorada, Plaza Mayor, Santiago, Constitución, Alfonso XII, Regalado, Núñez de Arce, López Gómez, Plazuela de la Universidad y Ruiz Hernández hasta la iglesia, donde se impartió la Bendición al pueblo con el Santísimo Sacramento y se realizó la consagración del Apostolado al Sacratísimo Corazón de Jesús

En 1906, la Procesión se celebra, como se ha visto en otras ocasiones, el 29 de junio, realiza el mismo recorrido y sale a la misma hora que en 1905. Como novedad, se estrenan catorce estandartes “que representan hermosos emblemas del amor de Jesucristo”. Terminó con la Consagración del Apostolado al Corazón de Jesús. Estos estandartes, como se explica en la crónica del año 1909, recogen las promesas del Sagrado Corazón. En mayo de 1673, el Corazón de Jesús le dio a Santa Margarita María para aquellas almas devotas a su Corazón las siguientes doce promesas:

  1. Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida. 
  2. Les daré paz a sus familias.
  3. Las consolaré en todas sus penas.
  4. Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.
  5. Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas.
  6. Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia.
  7. Las almas tibias se volverán fervorosas.
  8. Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección.
  9. Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada.
  10. Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos.
  11. Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.
  12. Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento.


Quedarían otros dos estandartes ¿tal vez alguno haciendo referencia a la Gran Promesa del Sagrado Corazón de Jesús a Bernardo Francisco de Hoyos?

Asociado al culto al Sagrado Corazón de Jesús está el del Purísimo o Inmaculado Corazón de María. En 1908 comenzará a participar en la Procesión una imagen de esta advocación.

La primera noticia que se tiene sobre ello la encontramos en el Diario Regional de 26 de mayo de 1908, en la que se anuncia que el Apostolado de la Oración de Valladolid ha encargado una imagen del Purísimo Corazón de María al escultor señor Font, quien se ha comprometido a entregarla para antes del día 15 de junio para que pueda ser estrenada en la Procesión del Sagrado Corazón de Jesús.

La nueva imagen se presenta en la Iglesia del Sagrado Corazón el día 10 de junio de 1908, según la descripción de la imagen publicada en la crónica al día siguiente se dice que el autor, señor Font, insiste sobre un globo entrenubes, que representa el mundo, viste túnica rosa bajo manto azul de rica ornamentación, y llama la atención por la dulzura que se retrata en la expresión del rostro, y la actitud tan natural de los brazos y de toda la figura, que con el globo mide dos metros de altura.

La posible identificación de esta imagen del Purísimo Corazón de María, presenta algunas dudas, pero probablemente podría ser la que aparece en una fotografía en la portada de El Norte de Castilla de fecha 30 de mayo de 1943, con motivo de la Consagración de la Archidiócesis de Valladolid al Inmaculado Corazón de María.

Este año, 1908, la Procesión, celebrada el día 14 de junio, hace el mismo recorrido que en 1906, terminando en la Iglesia del Sagrado Corazón, con la consagración de los fieles al Sagrado Corazón de Jesús Ambas imágenes, la del Sagrado Corazón de Jesús y la del Purísimo Corazón de María, fueron portadas a hombros por socios del Apostolado. La de María, iba rodeada de niñas vestidas de blanco.

En 1909 la fiesta del Sagrado Corazón es el 18 de junio, pero la procesión se celebra el 29 de junio (martes). La novena terminó la víspera de la procesión (el 28 de junio) realizó el mismo recorrido que en años anteriores, finalizando en la Iglesia del Sagrado Corazón con la consagración de las familias al Sacratísimo Corazón de Jesús. La crónica de la procesión recoge la planta de la misma: abría una sección de la guardia municipal montada; seguían los alumnos del Círculo de Obreros, las niñas de varias catequesis y colegios, Nuestra Señora del Pilar, Esclavas, reparadoras, Enseñanza, Servicio Doméstico, las congregaciones de Santa Ana y San Francisco Javier, las señoras de la Guardia de Honor, coros de señoras del Apostolado de la Oración, Congregación de la Inmaculada y San Luis Gonzaga, coros de caballeros del Apostolado de la Oración, colegios de Escoceses e Ingleses, clero y el señor Provisor revestido, asistiéndole don Juan Cancio, beneficiado de la S.I.M. y don Ángel Morante, párroco de la Magdalena. Como novedad, según se desprende de la crónica de la procesión de esta año, las imágenes que fueron portadas en la misma fueron las del Patriarca San José (será la del Circulo Católico de Obreros), Purísimo Corazón de María, a las que seguían los estandartes de las catorce promesas y el del Apostolado y finalmente la efigie del Sagrado Corazón.

En 1910, la Procesión del Corazón de Jesús con las imágenes de los Corazones de Jesús y de María tiene lugar el 29 de junio, con el mismo recorrido que se ha visto en los años anteriores.

En 1911, se la Procesión se celebra el 29 de junio, aunque se anuncia como la “Procesión con el Santísimo Sacramento e imágenes del Corazón de Jesús y de María”; cambia el recorrido: calles Ruiz Hernández, plazuela de Santa María, Cabañuelas, Baños, Calderón, Macías Picavea, Platerías, Lencería, Plaza Mayor, Santiago, Constitución, Alfonso XII, Regalado, entrando en la S.I. Metropolitana (Catedral), donde se entonará el Tantum ergo, se impartirá la bendición con el Santísimo. A continuación se saldrá por la Puerta de la plazuela de Santa María, regresando al punto de partida, donde se realizará la Reserva solemne y preces de costumbre.

Por no repetir lo mismo, resumir que en estos años se sigue celebrando la Procesión del Sagrado Corazón el 29 de junio (con alguna excepción, como la celebrada el 22 de junio de 1913) que era precedida de Novena, que formaban ambas esculturas, la del Sagrado Corazón de Jesús y del Purísimo Corazón de María, “notables esculturas” y “que se veneran en la referida iglesia”, como las identifica la prensa de la época, y que era una procesión de marcado carácter sacramental, en la crónica de la procesión publicada el 30 de junio de 1912 señala que “Detrás de la imagen de Jesús iba el Santísimo bajo palio”. También era frecuente colocar altares en el recorrido.

Volverá a cambiar el recorrido de la Procesión del Corazón de Jesús, así para la del 29 de junio de 1917 se anuncia: Cascajares, Canovas del Castillo, Fuente Dorada, Plaza Mayor, Santiago, Constitución, Núñez de Arce y López Gómez (Iglesia del Sagrado Corazón). Por disposición del Ministro de la Gobernación, señor Sánchez Guerra, se prohíbe la procesión del Sagrado Corazón (viernes 29 de junio de 1917), parece que por estar en un periodo de suspensión de las garantías constitucionales. Este recorrido se mantiene para la Procesión del 29 de junio de 1918, de la que se dispone la planta procesional:

ORDEN DE LA PROCESIÓN
1.º Guardia municipal.
2.º Banda del Hospicio.
3.º Niños de las Escuelas católicas.
4.º Jóvenes obreras de María Reparadora.
5.º (se salta el quinto)
6.º Jóvenes obreras de las Esclavas.
7.º Alumnas de las Carmelitas del Campo.
8.º Parroquia de San Ildefonso.
9.º Parroquia de San Andrés.
10.º Guardia de Honor.
11.º Socias del Apostolado.
12.º Socios del Apostolado.
13.º Clero.
14.º Autoridades.
15. Banda militar.

Advertencias para el comienzo de la procesión:
1.ª En la plazuela de la Universidad a la puerta de la Catedral, los niños.
2.ª A continuación las jóvenes del Servicio Doméstico, María Reparadora, Esclavas y Carmelitas del Campo.
3.ª En la calle de la Librería, la parroquia de San Andrés.
4.ª En la calle de Arribas, la parroquia de San Ildefonso.
5.ª En la calle de Ruíz Hernández, la Guardia de Honor.
6.ª En la Iglesia del Sagrado Corazón, el Apostolado de la Oración.
Diario Regional, viernes 28 de junio de 1918.

El 14 de mayo de 1919 se celebró por primera vez en Valladolid, la fiesta conmemorativa de la Gran Promesa del Corazón de Jesús, en la Iglesia de San Esteban el Real. A las 5:45 de la mañana volteo de campanas de dicho templo y cohetes anunciaban la solemnidad. A las 7:30 de la mañana misa de comunión general, por el obispo auxiliar D. Pedro Segura. A las 10, misa cantada con exposición de S.D.M. Se celebró el Jubileo de las Cuarenta Horas y la vela al Santísimo se hizo por turnos de las Marías de los Sagrarios. A las 17:30 Estación y rosario; sermón del obispo auxiliar alabando la idea de esta fiesta y explicando el significado de la promesa; consagración de los fieles al Sagrado Corazón de Jesús y bendición con el Santísimo (Diario Regional, jueves 15 de mayo de 1919).

El día de la procesión del Sagrado Corazón de 1919, se recogieron firmas para enviarlas a S.M. el Rey, así se encuentra en la prensa:

FIRMAS Y TARJETAS
Hoy, día de la procesión del Sagrado Corazón de Jesús, será día de gran fiesta en nuestra ciudad, cuyos moradores, los que se precien de católicos y devotos de aquel Corazón divino, habrán de engalanar indudablemente los balcones de sus casas para dar mayor realce a la solemnidad.
Esta -conviene repetirlo- tendrá en el presente año, además de su propia significación de rendimiento de culto al Corazón de Jesucristo Sacramentado, el carácter de adhesión al acto oficial realizado por el Rey don Alfonso XIII el día 20 de Mayo en el Cerro de los Ángeles.
Esta adhesión deberá expresarse principalmente acudiendo a firmar en los pliegos dispuestos al efecto en el palacio Arzobispal, o si se prefiere, dejar tarjetas.
Las firmas o tarjetas se recibirán durante todo el día en la Residencia de los PP. Jesuitas (Ruiz Hernández, 12), en la sacristía de la iglesia de San Benito el Real y en la parroquial de San Ildefonso.
Los que no sepan firmar hagan que formen otros por ellos y los que no posean tarjeta escriba su nombre en una cartulina o en un papel.
¡Que nadie, por cobardía, por respeto humano o por desidia, deje de dar su nombre cuando, ante todo se trata de honrar al Sagrado Corazón de Jesús reconociendo su divina realeza, y de suscribir con adhesiones personales el rasgo del Monarca español al rendir, en nombre de España, homenaje de adoración a Jesucristo Dios y Rey!

LA GRAN PROCESIÓN
Esta se organizará a las siete de la tarde, saliendo de la iglesia del Sagrado Corazón.
Su orden será el siguiente:
Sección de la Guardia Civil montada; niños de las escuelas católicas; jóvenes del Servicio Doméstico, de María Reparadora, de las Esclavas, de las Carmelitas y de la parroquia de San Ildefonso; caballeros de la Guardia de Honor; socios del Apostolado de la Oración, congregantes de San Estanislao de Kostka y de San Luis Gonzaga; caballeros, clero y autoridades.
El Santísimo, que irá en la procesión, será conducido bajo palio por el Obispo de Apolonia, Ilmo. y Rvdmo. Señor don pedro Segura.
La procesión recorrerá el siguiente itinerario: calle de Ruíz Hernández, Plaza de la Universidad, calles del Cardenal Cascajares, Cánovas del Castillo, Fuente Dorada, Duque de la Victoria, Alfonso XII, Obispo, López Gómez, iglesia de San Esteban, Alonso Pesquera, plaza del Museo y calles de Librería y Ruíz Hernández.
Por causa de la longitud del recorrido, deja de pasar este año la procesión por la Plaza Mayor y calles de Santiago y Constitución.
Para la organización de la comitiva procesional se tendrá en cuanta las siguientes advertencias:
1ª. En la Plazuela de la Universidad, a la puerta de la Catedral, se colocarán los niños.
2ª. A continuación las jóvenes del Servicio Doméstico, María reparadora y Esclavas.
3ª. En la calle de Arribas la parroquia de San Ildefonso.
4ª. En la calle de Ruíz Hernández la Guardia de Honor.
5ª. En la iglesia del Sagrado Corazón el Apostolado
(Diario Regional, Domingo 29/06/1919)

Hay constancia de colocación de altares portátiles uno en la Calle Alfonso XII adosado a la sucursal de los sobrinos de Emeterio Miguel, y otro en la plaza del Museo.

El recorrido de la Procesión del Sagrado Corazón celebrada el 29 de junio de 1921, según el Diario Regional, fue: Ruiz Hernández, Plaza de la Universidad, calles de la Catedral, Arribas y Cascajares, plazuela y calle de Canovas del Castillo, Fuente Dorada, calle de Ferrari, Plaza Mayor, calles de Santiago, Constitución, Alfonso XII y Regalado, volviendo por la de Cascajares, Arribas y Catedral y Plaza de la Universidad a la iglesia de donde partió. Según la crónica de El Norte de Castilla se colocaron altares en el Ayuntamiento, calle Alfonso XII y Fuente Dorada. Figuraban estandartes de todas las asociaciones de la ciudad consagradas al Sagrado Corazón y los de las promesas del Corazón de Jesús. El Santísimo Sacramento fue llevado bajo palio por el señor Deán de la Catedral, asistido por dos señores capitulares. Banda de Isabel II. 

En 1923, con motivo de la inauguración de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús en la torre de la Catedral se celebrará el 24 de junio. 

Hasta 1923, incluido, el Apostolado de la Oración celebraba la Procesión del Sagrado Corazón el 29 de junio, festividad de San Pedro. El Arzobispo, para realzar la celebración del aniversario del Corazón de Jesús en la torre de la Catedral, traslada la procesión del Corazón de Jesús al 24 de Junio en 1924 celebrándose a partir de entonces ese día (Diario Regional, viernes 23 de mayo de 1924). Ello conlleva que la Procesión de Octava de la Parroquia de San Juan Bautista tenga que cambiar de día, pasando a celebrarse unos días después, a finales de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario