sábado, 15 de junio de 2013

Solemnidad del Sagrado Corazón en Valladolid (II).- Entronización del Sagrado Corazón de Jesús en la torre de la S.I. Catedral de Valladolid


Sagrado Corazón de Jesús (Ramón Núñez, 1923)
S.I. Catedral Metropolitana.
Valladolid.


Valladolid, ciudad que se viera convertida en foco de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, quiso entronizar en uno de los lugares más emblemáticos, y por entonces más alto, una Imagen del Sagrado Corazón. La torre actual de la Catedral se había comenzado a construir en 1880, y se dio por concluida, al menos para poder colocar la imagen del Sagrado Corazón, en 1923. Ese mismo año se colocaría la referida estatua, obra de Ramón Núñez, en sustitución de una linterna que remataría la torre.

Los actos para festejar esta entronización comenzaron el 15 de junio. En el Diario Regional de viernes 15 de junio de 1923 (también El Norte de Castilla del mismo día se hace eco de este traslado) se anuncia.-  El día 15 a las seis de la tarde traslado procesional desde la Residencia de los PP. Jesuitas hasta el templo metropolitano de la hermosa imagen del Sagrado Corazón de Jesús, acompañada por las asociaciones religiosas canónicamente establecidas en esa iglesia (del Sagrado Corazón) Apostolado de la Oración, Hijas de María, la de la Buena Muerte, la de Madres Cristianas y las Congregaciones de San Luis Gonzaga y San Estanislao de Kostka. Una vez que ocupe la imagen su lugar reservado en la Catedral comenzarán los cultos del novenario con exposición de S.D.M., Estación, Rosario, ejercicio de la novena, sermón a cargo del señor don Enrique Vázquez Camarasa, magistral de la Catedral de Madrid y bendición con el Santísimo

La novena fue del 15 al 24 de junio a las 18:30 h., con el orden de cultos y el predicador arriba mencionado. El segundo día de la novena, el sábado 16 de junio, estaba previsto que el Arzobispo de Valladolid  u otro prelado celebrara a las 7:30 de la mañana misa de comunión general. A partir del día siguiente, acudieron a la comunión general programadas de la siguiente manera: El domingo 17 de junio para los niños y niñas. Al día siguiente (lunes, 18) “en sufragio de los fieles difuntos de la obligación de cada uno”. Un día más tarde (martes, 19) Asociaciones Antonianas, Madres Cristianas, Santa Rita, Santa Bárbara y similares. El miércoles, día 20, obreras, muchachas de servicio, etc., a primera hora de la mañana, seguidas por las Asociaciones Josefinas y Teresianas. 
Hay días de la semana que están dedicados de forma especial a determinadas prácticas religiosas o piadosas, y así lo podemos comprobar en los tres días siguientes: El día 21 de junio, jueves, dedicado a las Asociaciones Eucarísticas; este mismo día, a las cuatro de la tarde, tuvo lugar una Vigilia Extraordinaria de los Adoradores Tarsicios (niños de la Adoración Nocturna, así llamados por San Tarsicio, mártir de la Eucaristía), esta Vigilia contó con la asistencia del Arzobispo, que tras finalizar la celebración portó bajo palio el Santísimo Sacramento en una Procesión Sacramental por la plaza de la Universidad. El viernes, 22 de junio, a las Asociaciones del Sagrado Corazón, Buena Muerte, Santo Cristo de Limpias y similares. Y, finalmente, el día 23, sábado, dedicado a las Asociaciones Marianas y de Antiguas Alumnas de los Colegios; esa noche se celebró una Vigilia Extraordinaria de la Adoración Nocturna, que coincidía también con los actos del XXV aniversario de su fundación, a la que fueron invitadas todas las secciones de España. La Misa de Comunión, a las cuatro de la mañana, fue oficiada por el Obispo de Ávila, D. Enrique Plá y Deniel.

El último día de la novena, el día 24 de junio, fecha en que se celebraría de bendición de la Imagen en el remate de la torre de la Catedral, se publica el recorrido de la Procesión que tendría lugar por la tarde: Cascajares, plazuela y calle de Cánovas del Castillo, Fuente Dorada, Ferrari, Plaza Mayor (pasando por delante del Palacio Municipal), Santiago, Miguel Iscar, Duque de la Victoria, Alfonso XII, Regalado, Plazuela de Canovas y Cardenal Cascajares (Diario Regional, 24 de junio de 1923). Los actos y cultos de la jornada comenzaron con las primeras horas del día. Ya se ha mencionado la Misa de Comunión General a las cuatro de la madrugada, en la Vigilia Extraordinaria. A partir de las seis de la mañana, tres bandas de música, al mismo tiempo, pero por distintos lugares, interpretaron alegres dianas anunciando las fiestas. Estas tres bandas fueron: la “Unión Musical Vallisoletana” que fue por las calles de las parroquias de la Victoria, San Nicolás, San Miguel, San Martín, San Pedro, Santa María Magdalena y San Juan. La banda militar del Regimiento San Marcial, por las feligresías de San Lorenzo, Santiago, San Ildefonso y el Santísimo Salvador; y finalmente la Banda del Regimiento Isabel II, por las calles de las parroquias de la Antigua, San Esteban y San Andrés. A las 7:30 de la mañana, hubo Misa de Comunión General, en especial para los hombres. A las doce de la mañana, y según el programa “Descubrimiento de la Estatua del Sagrado Corazón de Jesús, bendición de la misma por el Excmo, Sr, Arzobispo, que, inmediatamente, celebrará la Santa Misa en el plano donde se halla emplazado el monumento: Consagración del pueblo y Diócesis de Valladolid al Sagrado Corazón y Bendición Papal que, por concesión especial para este acto, dará el Reverendísimo Prelado desde los cuatro lados de la torre”. Así, a las 12 del mediodía, hubo repique general de campanas de todas las iglesias de la ciudad señalando el comienzo de la función religiosa. El acto comenzó con la bendición de la monumental imagen del Sagrado Corazón, mientras las bandas interpretaban la Marcha Real. A continuación, se celebró la Misa en un altar portátil. Como detalle curioso señalar que para que los fieles pudieran seguir atentamente el curso de la Misa, “el cornetín de órdenes dará los toques militares reglamentarios en las misas de campaña, y al alzar el Santísimo Sacramento todas las bandas tocarán la Marcha Real”. Tras la Misa, y con un nuevo toque de atención, el Prelado dio lectura de la fórmula de Consagración de la ciudad y Archidiócesis de Valladolid al Sagrado Corazón de Jesús, que era repetido por coros en los pisos de la torre de la Catedral y que nuevamente se leería tras la Procesión de la tarde. La ceremonia de inauguración concluyó con la Bendición Papal, para la cual había facultado el Papa Pío XI al Sr. Arzobispo de Valladolid, D. Remigio Gandásegui y Gorrochátegui, con motivo de aquellas fiestas, dicha bendición (que recibirían postrados de rodillas los fieles entonando en voz baja el “Yo pecador”) junto con confesión y comunión, concedía la indulgencia plenaria.

Y, por la tarde, el programa continúa “Gran homenaje al Sagrado Corazón. A las seis y media de la tarde saldrá de la S.I. Metropolitana una solemnísima Procesión que recorrerá las calles del Cardenal Cascajares, Cánovas, Fuente Dorada, Plaza Mayor, Santiago, Miguel Iscar, Duque de la Victoria y Regalado”. Como el recorrido publicado en la prensa local. Una vez llegada la procesión de nuevo a la Catedral “Seguidamente subirá el Excmo. Sr. Arzobispo a la torre de la Catedral para dar al pueblo, desde las plantas del Sagrado Corazón, la Bendición con el Santísimo Sacramento, en la misma forma que la Bendición Papal”.

El orden de esta Procesión fue (Diario Regional, 26 de junio 1923).- Una sección de la Guardia civil a caballo abría la marcha, seguían luego la cruz de la S.I. Metropolitana; los niños y niñas del hospicio Provincial; las señoras y señoritas que no pertenecían a ninguna Asociación religiosa; señoras y señoritas pertenecientes a asociaciones no dedicadas al Corazón de Jesús con sus respectivos estandartes; coros femeninos acompañados por la banda “Unión Musical Vallisoletana”; señoras y señoritas de la Guardia de Honor; señoras y señoritas socias del Apostolado de la Oración, figurando primeros las pertenecientes a los centros diocesanos de fuera de la capital (entre otros Rueda, Bercero, Tordesillas, Matapozuelos, Fuensaldaña, Geria, Zaratán, Ciguñuela, La Cistérniga, Santovenia, Simancas, Cigales, Wamba, Portillo, Villavieja, Rodilana, Mucientes, Marzales, el de las Brígidas de esta capital y algunos más que no recordamos) y después las afiliadas a los centros parroquiales de la capital (San Andrés, San Ildefonso, San Juan y Nuestra Señora del Carmen de Las Delicias) y el centro principal erigido en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, llevando sus respectivos estandartes, con los doce estandartes de las promesas del Corazón de Jesús; jóvenes obreros católicos; caballeros y jóvenes pertenecientes a asociaciones no consagradas del Divino Corazón; sección del Apostolado de la Oración constituida por los alumnos de las Escuelas Cristianas; coro de jóvenes con la banda de música del Regimiento de San Marcial; jóvenes de las Congregaciones marianas de San Estanislao de Kostka y San Luis Gonzaga con sus estandartes; secciones de la Casa Social Católica y Círculo Católico de Obreros, Socios de la Adoración Nocturna forasteros (banderas de Madrid, Ávila, Segovia, Salamanca, Palencia, Burgos, León, Zamora, Toledo, Soria, Bilbao, Vitoria, Pamplona, Orense, San Sebastián, Astorga, Villada, Ciudad Rodrigo, Vigo, Padrón, Torrelavega, Cabuérniga, Tortosa, Aranda de Duero, Vitigudino, Alba de Tormes, Cervera del Río Alhama, Las Navas del Marqués, Olite, Oñate, Calatayud, Tolosa, Elizondo, Nava del rey, Mayorga de Campos) y de la capital, con sus banderas; bandaras de los Tarsicios de Vitoria, Villada, Nava del Rey y Valladolid; caballeros pertenecientes a la Guardia de Honor y socios del Apostolado de la Oración, desfilando primeros los pertenecientes a los centros  diocesanos de fuera de la capital y después los pertenecientes a los centros parroquiales de la capital y al centro principal establecido en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús. Todos llevaban la medalla conmemorativa de la inauguración de la estatua además de la insignia respectiva de su asociación, congregación o cofradía. La imagen del Sagrado Corazón (de la iglesia de los Jesuitas) era escoltada por ocho soldados de Infantería y un cabo, precediéndola su corte de niños vestidos de Estanislaos y cardenales. Guión arzobispal, clero y cabildo de la S.I Catedral, obispos de Segovia, Zamora, Ávila, Astorga y Ciudad Rodrigo. En la presidencia eclesiástica el arzobispo de pontifical.

Con motivo de estas celebraciones se acuñó una medalla conmemorativa que podían adquirirse en la librería religiosa del Sagrado Corazón, librería “La Minerva”, librería de D. Andrés Martín, Casa de Ornamentos sagrados de D. Valentín Caderot y a las puertas de la Catedral, durante los cultos del novenario.

La celebración de estos actos supuso que la Octava de la Parroquia de San Juan Bautista se celebrase el 1 de julio de 1923.

Hasta 1923, incluido, el Apostolado de la Oración celebraba la Procesión del Sagrado Corazón el 29 de junio, festividad de San Pedro. El Arzobispo, para realzar la celebración del aniversario del Corazón de Jesús en la torre de la Catedral, traslada la procesión del Corazón de Jesús al 24 de Junio (el día antes tenía lugar el traslado del Sagrado Corazón desde su Iglesia hasta la Catedral), como aparece publicado en el Diario Regional de 23 de mayo de 1924.

Para conmemorar el primer aniversario del Sagrado Corazón de Jesús en la torre de la Catedral (Diario Regional, 21 de junio de 1924) se programaron los siguientes actos:

  • Lunes 23 de junio, traslado de la efigie del Corazón de Jesús desde su iglesia titular a la S.I.M. donde será recibido por el Cabildo en pleno con cruz alzada. Estación, rosario, ejercicio del mes, sermón, cánticos, procesión claustral y reserva.
  • Martes 24, a las 8 de la mañana misa de comunión general en el altar mayor por el prelado. Por la tarde, a las 19:30 magna procesión.


Asistieron entre otras asociaciones a esta procesión: la Adoración Nocturna, la Congregación Mariana de San Luis Gonzaga, Archicofradía de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y la Asociación de la Obra de la Defensa de la Fe.

El recorrido de la procesión fue: Cascajares, Canovas del Castillo, Fuente Dorada, Ferrari, Acera de San Francisco, Santiago, Miguel Iscar, Duque de la Victoria, Alfonso XII, Regalado, Plaza de Orates, Núñez de Arce, Cardenal Mendoza hasta la verja contigua del Museo, desde el balcón principal del Colegio de San José se daba la bendición con el Santísimo.

En el Diario Regional de 22 de junio de 1924 aparece publicada la planta de procesión:
  1. Guardia Civil a caballo.
  2. Cruz de la S.I.M. con ciriales.
  3. Niños y niñas del Hospicio Provincial.
  4. Señoras y señoritas que pertenezcan a Congregaciones distintas a las dedicadas al Sagrado Corazón, v. gr.: Hijas de María, Jueves Eucarísticos, Marías de los Sagrarios, Antonianas, etc., etc.
  5. Coros femeninos y banda de música. (Banda Unión Musical).
  6. Señoras y señoritas socias de la Guardia de Honor y del Apostolado de la Oración, por este orden: a) Centros diocesanos de fuera de la capital ;b) Centros parroquiales de esta ciudad; c) Centro principal de las citadas archicofradías, erigido en la iglesia del Sagrado Corazón, cuyo estandarte cerrará este grupo.
  7. Jóvenes obreros católicos.
  8. Caballeros y jóvenes pertenecientes a Congregaciones no dedicadas al Sagrado Corazón: a) Sacramentales parroquiales: b) terciarios dominicos, carmelitas y franciscanos; c) Socios de otras cofradías.
  9. Sección del Apostolado de la Oración, constituida por los alumnos de las Escuelas Cristianas.
  10. Coro de jóvenes
  11. Jóvenes de las Congregaciones de San Estanislao de Kostka y San Luis Gonzaga, que constituyen Centros del Apostolado de la Oración.
  12. Secciones de la Casa Social Católica y Círculo de Obreros.
  13. Adoradores nocturnos.
  14. Caballeros pertenecientes a la Guardia de Honor y Apostolado de la Oración, guardando orden análogo al establecido en el número seis.
  15. Clero regular y secular.
  16. Efigie del Sagrado Corazón, precedida de sus pajes de honor.
  17. Guión arzobispal.
  18. Clero Catedral y excelentísimo Cabildo.
  19. Excmo. Sr. Arzobispo, revestido de pontifical, asistido por los señores dignidades de la Santa iglesia Metropolitana.
  20. Autoridades.
  21. Escolta de Infantería con la banda del regimiento de Isabel II.


Por lo tanto, se ruega también que todo el vecindario, incluso el no comprendido en la carrera de la procesión, cuelgue y engalane sus balcones desde las primeras horas de la mañana del citado día 24.

En la crónica aparece que los niños que precedían a la imagen del Corazón de Jesús iban vestidos de estanislaos y cardenales. La imagen cristífera destacaba sobre un cúmulo de flores que cubrían las andas y era escoltada por soldados de Infantería. Formaron parte de la procesión representantes de las órdenes religiosas de San Agustín, Santo Domingo, Padres de la Compañía de Jesús, comisiones de todos los Cuerpos de la guarnición y de los establecimientos militares

También en 1924 se establece la práctica por el arzobispo y cabildo metropolitano de celebrar cultos el 24 de cada mes para conmemorar la entronización del Corazón de Jesús en la torre de la Catedral. Esta misa mensual se celebraba en la capilla del Sagrado Corazón, aunque en ocasiones solemnes se celebró en el altar mayor de la Catedral.

Por otro lado, hemos visto que tanto en 1923 como en 1924 ya no figura la imagen del Corazón de María en la Procesión, incluso unos años después, en 1927, cuando se estrene la nueva imagen procesional del Sagrado Corazón de Jesús o Cristo Rey de Ramón Núñez, sóo se mencionará este monumental “paso” procesional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario